fbpx
Dom, 09 Agosto

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

Hoy se estaría graduando Alvarito Conrado “Me duele respirar”

El día de hoy sábado 23 de Noviembre se realiza la promoción de bachilleres en el Instituto Loyola de Managua, dónde se estaría Bachillerando el niño Mártir Álvaro Conrado de 15 años de edad , pero una bala destruyo los sueños de aquel niño que empezaba a penas a vivir, el Instituyo Loyola decidió dedicarle la promoción en memoria a Alvarito quien se convirtió en símbolo de la lucha cívica de muchos nicaragüenses.

Álvaro Manuel Conrado Dávila fue asesinado un 20 de abril de 2018 fue un estudiante de secundaria nicaragüense que se convirtió en símbolo de las protestas de 2018 contra el gobierno de Daniel Ortega, después de morir tras negársele la atención en el hospital Cruz Azul, después de  ser herido de bala el tercer día de dichas protestas, que inicialmente fueron contra la reforma al Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), cuando llevaba botellas de agua para los manifestantes.

Quien era Alvarito

Álvaro nació en Managua el 8 de abril de 2003. Estudió la primaria en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús y la secundaria en el Instituto Loyola, de la compañía de Jesús, estudiando hasta el décimo grado y en el cual fue miembro del equipo de atletismo  desde 2017 con el cual ganó 3 medallas.

Muerte

Álvaro estaba en el predio de la UNI cuando resultó herido en el cuello por una bala, y que, según testigos, fue disparada por un francotirador desde el Estadio Nacional Denis Martinez. ​ Tras ser herido dijo a los universitarios que lo atendieron Me duele respirar, me duele respirar. Fue atendido por socorristas voluntarios que lo llevaron a un improvisado puesto médico en dicho predio, posteriormente fue sacado en camilla hacia un automóvil que lo llevó al Hospital Cruz Azul, una clínica previsional, donde se le negó la atención médica.

 Según organismos de derechos humanos (nacionales e internacionales) el gobierno de Ortega y la ministra de salud, Sonia Castro, ordenaron a los hospitales públicos no atender a manifestantes heridos durante las protestas. Inmediatamente se le llevó al Hospital Bautista, donde murió durante una cirugía que duró 4 horas, debido a que perdió mucha sangre. Los médicos del hospital Bautista determinaron que si la atención hubiera sido más temprana, Álvaro hubiera sobrevivido. Conrado fue durante mucho tiempo la víctima mortal más joven de la crisis y debido a su corta edad y a que su único delito fue llevar botellas de agua a los manifestantes muchas personas lo consideran un "niño mártir".

Álvaro murió el mismo día que iba a ser estrenada la nueva pista de atletismo de su colegio, la cual nunca pisó debido a que usó otra según su maestro de educación física.