fbpx
Sáb, 06 Junio

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

Centro de Simuladores-imagen tomada de la Prensa

En el Hospital Militar Dr Alejandro Dávila Bolaños de Managua cuenta con  el primer centro de simuladores de alta tecnología para la educación médica tanto para estudiantes como a médicos especialistas. El Centro de Simuladores  es el único en Centroamérica.

El centro que cuenta con más de 40 tipos de simuladores tiene por nombre Dr. Sean Patrik Keane, quien contribuyó con su  labor altruista, solidaria y de cooperación al  Ejército de Nicaragua. El operó más de 20 años en el Hospital Militar de Nicaragua  desde el triunfo de la revolución sandinista capacitó al personal médico e hizo importantes donaciones al mismo.

Ahora, los estudiantes y profesionales de la salud tienen la oportunidad de capacitarse y certificarse en todas las disciplinas de las ciencias de la salud: Cirugía laparoscópica, Ginecobstetricia, Endoscopia, Ultrasonido, Exploración clínica y física, Resucitación cardiopulmonar, Habilidades clínicas, Cuidados neonatales, Odontología, Estudio en modelos anatómicos, con la ventaja de poder identificar las diversas manifestaciones patológicas y sus síntomas.

Nicaragua es pionera en Centroamérica en tener un centro de simulación completo, desde el cual “el Ejército de Nicaragua brinda su aporte para una ruta, que revolucione la educación médica en nuestro país llevando una visión de un centro de simulación clínica de referencia nacional e internacional para la formación profesional y académica de pre y posgrado en las diferentes disciplinas de las ciencias de la salud”, dijo el general de Ejército, Julio César Avilés Castillo, durante la reciente inauguración

Quizás también te interese

De acuerdo al teniente coronel Enrique Esquivel, Director del Hospital Militar, se trata de un centro superior de enseñanza con una inversión de 2.5 millones de dólares

 “Hemos desarrollado un centro que tiene un potencial de desarrollo para cambiar la historia de la enseñanza de la salud en Nicaragua. Tenemos entrenamiento para sub especialistas en programas específicos, para especialistas y para médicos en formación”, precisó Esquivel

Uno de los objetivos por el cual se realizó este proyecto es para reducir significativamente el margen de error de los estudiantes en la atención medica que proporcionan a los pacientes

 “Lo más importante de esto es que el alumno se puede equivocar en este centro sin causarle daño a nadie. Y una vez que alcanzó la suficiencia para hacer las cosas de manera correcta, entonces procedemos a entrenarlo en el área clínica ya con pacientes reales”, señaló.

El teniente coronel, doctor Noel Turcios, subdirector médico del Hospital Militar, manifestó que “esto significa que hemos convertido la educación en Nicaragua, mediante el uso de simuladores, en una metodología de enseñanza y evaluación que nos permite entrenamientos y procedimientos básicos y complejos para alumnos de niveles de pregrado y posgrado de la carrera de medicina, así como de enfermería. También permite certificar a especialistas y subespecialistas para que logren habilidades y destrezas, y de esta manera disminuir la posibilidad de errores o complicaciones al atender a un paciente real”, dijo.

Con los simuladores, los estudiantes y médicos se enfrentan a situaciones médicas reales, pero practican con pacientes simulados. Las situaciones clínicas que atienden tienen diversos niveles de complejidad y además de realizar la práctica, son evaluados.

Aquí pueden practicar una y otra vez y equivocarse con la tranquilidad de que no están cometiendo un error o daño con un paciente real, hasta llegar a adquirir las habilidades y destrezas requeridas, de manera que al atender esa misma situación en la vida real no hay márgenes de error.

El teniente coronel, doctor Turcios, destacó que este centro surgió como una necesidad de reforzar el modelo de educación médica en el país y forma parte de los proyectos impulsados por el Hospital Militar en el compromiso con la excelencia en la formación de recursos médicos especializados, así como del Plan Estratégico diseñado para el período 2018-2023.<

El Centro de Simuladores se inauguró recientemente y actualmente atiende a especialistas y residentes del Hospital Militar y de la Facultad de Medicina del Ejército de Nicaragua, sin embargo ofrecerá sus servicios a las diferentes universidades nacionales e internacionales de Centroamérica.</p>

“Estamos abiertos a la inscripción de residentes de otras nacionalidades para entrenamientos y certificación de especialistas y subespecialistas”, dijo el subdirector.

El teniente coronel, doctor Leonso Esquivel, segundo jefe del Cuerpo Médico Militar y Director del Hospital Militar, agregó que también están abiertos a recibir personal de otros hospitales que deseen certificarse en determinados procedimientos.

“Este centro es para el país, igual que formamos médicos y residentes para la nación, no solo para el Hospital Militar, formamos especialistas que al culminar su carrera van a trabajar a cualquier parte del país, a cualquier hospital. Igual estamos abriendo el centro para el resto de las escuelas de Medicina, el resto de especialistas que por el mecanismo correspondiente vengan a certificarse a este hospital”, expresó

El Centro de Simuladores para la Educación Médica en Nicaragua Dr. Sean Patrick Kean es un hospital virtual con todas las áreas y especialidades con que cuenta el Hospital Militar para su atención real. Los equipos médicos son los mismos que se utilizan en la práctica y los simuladores (maniquíes con tecnología integrada para simular ser un paciente) tienen, inclusive, una textura igual a la piel humana. En sus diferentes salas, los médicos y estudiantes usan guantes, batas, gorros y botas en un ambiente esterilizado.

En el ambiente de pacientes cardiológicos se pueden simular más de 56 patologías cardíacas y el estudiante puede auscultar con el estetoscopio, físicamente o escuchar en altavoz los diferentes sonidos del corazón y sus patologías. Años atrás, esta práctica se hacía directamente con el paciente y si no tenía la oportunidad de ver a un paciente con determinada patología, el médico se quedaba únicamente con la teoría.

Igualmente, el simulador de enfermedades pulmonares permite conocer e identificar toda la gama de patologías; el simulador de oídos identifica ocho diferentes problemas y cómo diferenciarlos de un oído normal. Igualmente, tiene sensores que le indican al estudiante si está haciendo la revisión de la manera adecuada o no.

El simulador de ojos permite conocer nueve diferentes patologías de este órgano; el simulador de examen prostático le permite a los estudiantes aprender la técnica correcta y cómo identificar cada uno de los problemas que se pueden presentar.

En la Sala de Reanimación Cardiopulmonar, en donde el instructor es el capitán doctor Engel Delgado, especialista en cuidados intensivos, los estudiantes aprenden cómo hacer correctamente una reanimación primeramente en un simulador mecánico y luego en uno electrónico que tiene diferentes sensores y va evaluando, por ejemplo, si la inclinación para intubación es la correcta, tiene una cámara que graba todo el procedimiento y presenta diferentes niveles de dificultad con los que el médico se puede encontrar en la práctica real. En esta sala también pueden certificarse especialistas que deseen aprender a intubar casos complejos.

Fuente: LA PRENSA