fbpx
Sáb, 08 Mayo

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Descargo de responsabilidad.

La información contenida en este sitio web es solo para fines de información y entretenimiento general.

La información proporcionada por Stereo Romance es actualizada y corregida continuamente, pero no hacemos declaraciones ni garantías de ningún tipo, expresas o implícitas, sobre la integridad, precisión, confiabilidad, idoneidad o disponibilidad con respecto al sitio web, la información publicada, productos, servicios o gráficos relacionados, contenidos en el sitio web para cualquier propósito.

Por lo tanto, cualquier confianza que deposite en dicha información es estrictamente bajo su propio riesgo.

En ningún caso seremos responsables de ninguna pérdida o daño, incluidos, entre otros, pérdidas o daños indirectos o consecuentes, o cualquier pérdida o daño que surja de la pérdida de datos o ganancias que surjan de, o en conexión con, el uso de este sitio web.

A través de este sitio web, puede conectarse a otros sitios web que no están bajo el control de Stereo Romance. No tenemos control sobre la naturaleza, el contenido y la disponibilidad de esos sitios.

La inclusión de cualquier enlace no implica necesariamente una recomendación ni respalda las opiniones expresadas en ellos.

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD: Stereo Romance no se hace responsable, en ningún caso, de los daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del portal o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos, a pesar de haber adoptado todas las medidas tecnológicas necesarias para evitarlo.

Stereo Romance se reserva el derecho de efectuar sin previo aviso las modificaciones que considere oportunas en su Site, pudiendo cambiar, suprimir o añadir tanto los contenidos y servicios que se presten a través de la misma como la forma en la que éstos aparezcan presentados o localizados en su Site.

Stereo Romance podrá eliminar mensajes de texto, blogs, chats, foros, cartas, artículos de opinión, etc. con contenido discriminatorio, desagradable, abusivo, burlesco, amenazante, homofóbico, xenofóbico, injurioso, calumnioso, difamatorio, pornográfico, sexista, que busquen crear estereotipos entre grupos de la población, que contengan ataques personales, en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso, que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, que infrinjan derechos de propiedad intelectual de terceros, o que sean repetitivos, con correo basura o "spam" a favor de una persona, entidad o comercio, con el fin de hacer promociones de bienes o servicios, que contengan virus, o codificaciones que puedan interrumpir, destruir, limitar o hacer caer los sistemas implementados por Stereo Romance.

Ante estas violaciones, a solicitud de parte o de oficio, se eliminará de los registros

Madre e hija, las mujeres que le sacan brillo a los zapatos en Jinotepe

En una de las entradas principales del parque central de la cabecera departamental de Carazo, hay un rótulo que dice Jinotepe, en letras grandes, coloridas y pintorescas, una vez que subes las gradas a pocos metros, casi en frente de la alcaldía municipal, se encuentra una mujer con cepillo en mano, sus dedos manchados con la pasta de lustrar no opacan el brillo de su rostro, su personalidad es tan  pintoresca y alegre como el rótulo.

Lorena Cristina Cruz, desliza rápidamente una de sus manos por la pasta de lustrar, mientras con la otra sostiene un zapato, segundos después toma el cepillo el cual pasa en reiteradas ocasiones y con fuerza sobre el calzado, para que quede brillante y reluciente.

De los seis lustradores que se encuentran en fila  en la misma zona, Lorena  se destaca por ser la única mujer que ejerce desde hace tres años dicha labor, que aprendió viendo a su  madre cuando era apenas una niña.

Su progenitora, Blanca Azucena Cruz, empezó con la “lustrada” a los 13 años, pero debido a las largas horas que pasa encorvada, por su trabajo, se encuentra enferma, con problemas en la espalda.

“Ella está enferma, vengo yo por ella, tiene aire en la espalda”, dijo Cristina mientras suelta por un momento el cepillo y el zapato, hace para atrás sus hombros, respira profundamente y retoma nuevamente la labor que había suspendido por unos breves instantes.

Cristina de 22 años, a la vez que cambia de zapato y con una sonrisa, que contagia a quienes la miran dice que se siente orgullosa de su trabajo. 

Su día inicia antes de que los primeros  rayos del sol aparezcan, para dejar los quehaceres de la casa terminados, luego agarra su cajón de lustrar y está en el parque a las 6:00  de la mañana. 

caraceña-lustradora.jpg“Palmado, a veces gano, a veces no gano, estoy a aquí desde la seis  de la mañana, hasta las cuatro y media  de la tarde”. enfatiza Cruz//Foto Jubia Ugarte

Ella mencionó que ha habido personas que le han expresado que rechazan su servicio, porque es mujer. Por lo general cuando le va “bien” gana 100 córdobas al día. En esta ocasión tiene a su lado una caja de cartón donde colocó los nueve pares de zapatos que le dejaron sus clientes, quienes irían a retirarlos, antes de la 4:30 de la tarde, hora en que ella guarda todo su material de trabajo, para irse a su casa, donde habita con su mamá,  su hermano,  sus tres hijos, un niño y  dos “mujercitas”.

Quizás también te interese

A Salvador, el  mayor de seis años, lo tuvo a los quince, a Blanca de 4 a los 17, y a la menor, Mariela de 1 año, a los 20. El padre de sus hijos quien tenía 28 años cuando iniciaron una relación, a pesar de que ella era menor de edad no se hizo responsable y asegura que no lo necesita.

Ella vivió en el municipio de Dolores, donde cursó parte de su secundaría, específicamente   en el René Schick. Solo llegó hasta segundo año. Debido a problemas familiares tuvo que dejar la  casa propiedad de su abuela y mudarse a Jinotepe, en el barrio Dulce Nombre.

Leer mas:Don Miguel Ángel Sánchez, el anciano que repara zapatos en el mercado de Jinotepe

Su mayor sueño es que sus tres niños tengan un futuro diferente al de ella, y una casa propia, para  evitar el miedo de que en cualquier momento los desalojen.

“Mi sueño es que me ayuden con un terreno… Mis niños me miran lustrar, la más chiquita, agarra el cepillo y se pone a lustrar, pero yo no  quiero que ellos agarren ese ejemplo, quiero que ellos se preparen y tengan un mejor futuro”, concluyó la joven al mismo tiempo  terminaba de dar brillo con un trapo  a un zapato café.

1000 Characters left


Subscribe Font/Button