Después de cuatro años de una severa sequía en California, fue inaugurada la mayor planta de desalinización en Norte América en un esfuerzo por usar el Océano Pacífico como una fuente confiable de agua potable.