fbpx
Lun, 30 Noviembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

Así narra la madre de los dos niños ahogados y el padre de las hermanitas que corrieron igual suerte en La Conquista, a causa de Iota

El dolor y la consternación torturan a los padres y familiares de las 5 personas que murieron arrastradas por el río en La Conquista, pues aseguran que no había indicios de lluvia y que nunca imaginaron que el agua los iba a afectar, porque las autoridades no les advirtieron que corrían peligro.

“Bueno no es fácil, fue en momentos de segundos. No estábamos esperando nada de eso, no estaba lloviendo suficiente cantidad para eso. Estaba dormido con mi familia cuando vi tenía hasta la rodilla el agua, la marejada llegó, cuando me levanté el agua la teníamos hasta la rodilla. Quise abrir la puerta, se metió agua, cuando yo quise regresar ya no sé si mi familia estaba no estaba”, relató el señor Juan Vicente Canales, esposo de Luz María Chávez y padre de María José y Yahoska.

Al señor lo arrastró la corriente, “al rato, cálculo yo unos 10 o 20 minutos que me enganché en un palo, me arrastró con el palo, me llevaba también, salí de ahí y fui donde mi vecina, presté una lámpara y fui a agarrar a mi hija la mayor que estaba enganchada en otro palo. Ya mi lámpara que llevaba yo en la mano me la había quitado el río y estaba ya sólo mi hija y yo, no sabemos si gritaron no sabemos.

Fátima Rodríguez, madre de los hermanitos Daniela y David Umaña Rodríguez,

“Yo perdí a mi esposa, a mi hija, de 14 y 11 años, mi esposa de 40 años, se salvó mi hija de r 20 años, la hija mayor que sobrevivió”, dijo el hombre que asegura que sigue confiando en Dios y que ha recibido mucho apoyo de las autoridades.

Relato de la madre de los dos niños ahogados

Fátima Rodríguez, madre de los hermanitos Daniela y David Umaña Rodríguez, quienes murieron ahogados en La Conquista, indicó que el agua les llegaba a la cintura y lo primero que hicieron fue buscar cómo encender la luz, pero no había energía.

“El río está más fuerte, entonces mi compañero quiere salir a buscar ayuda, pero cuando sale la corriente lo arrastra, cuando quiero agarrar a mis niños que estaban en la cama yo le estoy diciendo a mi hija que se levante y en eso se desprende la pared del lado arriba y me pasa llevando a mí a mi niña grande, cuando yo quiero agarrar mis niños estaban en la cama. Después, a como pude, me agarré de una rama”, comparte Rodríguez.

Asimismo, dijo que le pedía a Dios por sus hijos y por todas las personas que estaban siendo arrastradas.

No les previnieron del peligro

“Yo me vine agarrando en lo oscuro de rama en rama, cuando el río ya fue bajando, me lo crucé miré una lucita, estaba solo él ahí lo había arrastrado y se quedó en un palo pegado y me dice que toda su familia se había ido y en eso oímos un grito de mi hija: mamá, papá, ayúdenme entonces oigo ese grito y él se fue a ver a mi niña de 11 años que estaba pegado en un árbol prensada con una lámina de zinc, entonces él quiere sacarla pero no puede, pidió ayuda, la niña estaba tapándose del agua pero de repente le costaba respirar, ya no se miraba estaba doblada y allí mismo estaba mi otra niña muerta”, prosiguió su relato.

Quizás también te interese

Asimismo, relató que su niña de 11 años sintió que su hermanita le apretó duró las manos, “a esa hora dice no aguantaba mamá que ella decía que ella no quería morir y a cómo pudo la sacó a esa hora, fuimos a pedir ayuda más para adelante, no siguió lloviendo, si ha seguido lloviendo se me la lleva al río también a ella”.

También comentó que al niño no lo encontraban porque estaba prensado entre basuras y láminas de zinc.

“Hasta ayer lo encontraron, el hermano de él, parece que estaba aterrado en un basurero, parece que la llena donde pasó el agua limpió más y él ya quedó más salidito, hasta ayer se pudo encontrar. La tía de mi compañero también se fue con mis dos niñas, las arrastró y quedaron pegados en unos palos, fue una cosa dura que nunca pasó”, declaró Fátima Rodríguez.

Según la mujer, en partes no quedó ni una sola casa. Ahora La Piñuela como que ya no es La Piñuela, es algo horrible que se pasó, dice la acongojada mujer que también señaló que la niña de 11 años eso está golpeada e inflamada.

“No nos dijeron las autoridades nada, todavía el huracán que pasó la vez pasada estuvo lloviendo bastante se llenaban los ríos pero no como éste”, dijo Rodríguez, además que aclaró que en el lugar no hay comunicación telefónica, así que para alguna ayuda que quieran darles, porque quedaron sin absolutamente nada, las personas tendrían que llegar hasta la comunidad.

1000 Characters left