fbpx
Sáb, Dic 07, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr
Imagen de La Prensa

James Wagner, periodista de origen nicaragüense, es el reportero encargado de la cobertura diaria de los Yanquis para el The New York Times

Unas semanas atrás me enteré que Randal Archibold, el nuevo editor deportivo de The New York Times, aunque originario de New Jersey, es de padres panameños. Me alegré por la proximidad no solo geográfica que siempre hemos tenido con Panamá, un país apasionado como el nuestro por el béisbol.

Fue entonces cuando René “El Chelito” Cárdenas, el legendario ex narrador nicaragüense en las Grandes Ligas, me ofreció una noticia aún más cercana: James Wagner, el reportero (beat) que cubre diariamente a los Yanquis de Nueva York para The New York Times, es nica. He seguido a Wagner a través de sus magníficos trabajos desde sus días en The Washington Post, pero me encantó el reportaje que elaboró sobre Cárdenas hace cuatro meses: Una Voz que Clama Fuera del Salón de la Fama del Beisbol. Había mucho detalle, mucho sentimiento. Desde entonces he mantenido un contacto bastante frecuente con Wagner, nacido en el área de Washington DC, graduado de la Universidad de Virginia y redactor durante seis años del Washington Post, cuatro de ellos cubriendo a los Nacionales en la Liga Nacional.

En el Times reportó primero sobre los Mets. James me dijo que no quería que escribiera sobre él. “Creo que debe ser muy aburrido”, indicó entre risas. Sin embargo, siempre ha hablado con entusiasmo de sus orígenes y en sus cuentas de redes sociales, asegura que es orgullosamente nicaragüense-americano.

La mamá de Wagner nació en Managua, pero su abuelito materno es de Tisma, Masaya. Su abuelita, en cambio, nació en San Francisco, California, pero de padres nicas, por lo que la sangre pinolera está ahí por todos los lados. “Fuimos criados con gallo pinto, admirando a Rubén Darío y visitándonos con frecuencia”, dice Wagner, quien desde hace dos semanas está en Tampa, Florida, donde espera conocer a Jonathan Loáisiga, el nica que intenta hacer el grado en el equipo grande de los Yanquis.

Ojalá Loáisiga pueda hacer historia en Nueva York y Wagner tenga la oportunidad de plasmarla para la posteridad. Sería una magnífica coincidencia. Jonathan tienen un arsenal interesante y solo requiere estar saludable para probarlo. Wagner tiene una estupenda pluma y estaba listo para cuando le llegó la oportunidad. Un periodista nica en The New York Times, es ciertamente un timbre de distinción. Nuestros mejores deseos para James Wagner.