fbpx
Mié, 30 Septiembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Profanan templo de San Diego en la Isla de Ometepe

Profanaciones en los templos católicos continúan, esta vez en la parroquia San Diego de Alcalá en el Municipio de Altagracia –Isla de Ometepe, así lo dio a conocer la diócesis de Granada mediante un comunicado.

“Hoy lunes 03 de agosto, a la 1pm, una mujer ingresó al templo parroquial de San Diego de Alcalá, municipio de Altagracia-Isla de Ometepe, quien se acercó a la venerada imagen (que se encontraba expuesta el día hoy por celebrarse las "fiestas chiquitas" del pueblo) y con actitud de enojo y gritos tomó el Cristo que la imagen porta en su mano derecha y la clavó en la cabeza de la misma con claro afán de dañarla”, manifesta el comunicado.

117121173_1749632441851999_4905896988200969965_n.jpgComunicado emitido por la diócesis de Granada

Además, indicaron que una feligresa presente en el templo y que vio el acto reprochable de la mujer, al ver lo sucedido trató de detenerla, pero huyó.

El padre José Ramón Gómez, vicario en esa parroquia, se hizo presente e informó de lo sucedido a nuestro Obispo Diocesano.

Oración y vigilancia

“Condenamos este acto de irrespeto hacia nuestras imágenes y templos, y pedimos a todos nuestros fieles mantenernos en constante oración y vigilancia ante situaciones como éstas”, culmina el comunicado.

El pasado 29 de julio, la capilla de Nuestra Señora del Perpetuo Socorro fue víctima de profanación, ahí, sujetos desconocidos robaron la custodia y el copón, quebraron imágenes, ultrajaron el sagrario, pisotearon las hostias, quebraron bancas y ocasionaron daños a muebles, puertas y tubería.

El 25 de julio, la capilla de Nuestro Señor de Veracruz, en Masaya, también sufrió el robo de micrófonos, cables, amplificadores, parlantes y alcancías. Este acto lo repudió  el Cardenal Leopoldo Brenes, quien llamó a estar vigilantes ante este agravio contra la Iglesia Católica.

Y las más reciente profanación se  dio el pasado 31 de julio, cuando la capilla de la Sangre de Cristo quedó quemada por un incendio provocado por un hombre de identidad desconocida que lanzó una bomba molotov, versión que es contradicha en las investigaciones policiales.