fbpx
Vie, Oct 18, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Durante décadas, las empresas han querido transmitir internet barato y de alta velocidad a los consumidores desde el espacio. Algunas lo intentaron y fracasaron. Ahora, después de cuatro años y más de 2 mil millones de dólares en inversión, la empresa OneWeb con sede en Londres y Estados Unidos, acaba de dar un pequeño paso para que esto suceda.

Dicha compañía, cuyos patrocinadores que son muchos incluyen SoftBank (el mayor inversor), Coca-Cola, Airbus, Qualcomm o Virgin Group, ha lanzado su primer lote de seis satélites desde la Guayana Francesa. Durante los próximos dos años, la compañía planea continuar lanzando más grupos de satélites hasta que cientos de ellos estén en la órbita terrestre.

Los satélites estarán a aproximadamente 1.100 kilómetros en la órbita baja de la Tierra, desde donde se cree que podrán proporcionar banda ancha a prácticamente cualquier lugar de la Tierra, en cualquier espacio donde se pueda colocar una estación base y mucho más barato y mejor que la conectividad satelital existente.

Para proporcionar cobertura global de internet, será necesario que haya 648 unidades en órbita. Pero el proyecto podría requerir en el futuro unos 2.000 de estos objetos espaciales.

Retrasos
 
OneWeb se ha enfrentado a numerosos retrasos; originalmente planeó que toda la constelación estuviera dispuesta en la órbita a finales de 2019, lo que ya es materialmente imposible en este momento. 

Pero los retrasos son habituales en iniciativas tan ambiciosas, así que, lejos de perder el tiempo, se han estado preparando para la producción en masa, recaudando fondos para establecer contratos de lanzamiento y mejorando los satélites. 

 Tal y como reza en el resumen de la misión: "OneWeb comenzará las demostraciones a clientes en 2020 y brindará cobertura global las 24 horas a los clientes en 2021".

Los analistas dicen que OneWeb valdrá mucho dinero si logra una banda ancha más barata y más rápida a nuevas áreas. Pero la empresa tiene competencia y un largo camino por delante.


Miles de millones de personas en todo el mundo aún carecen de acceso a Internet de alta velocidad, especialmente en áreas de difícil acceso con cables de fibra óptica u otra infraestructura inalámbrica.

La mayoría de las opciones para la conectividad basada en el espacio son caras y tienen largos tiempos de demora porque utilizan satélites enormes que orbitan a más de 32.000 kilómetros de la Tierra.

Para proporcionar cobertura global de internet, serán necesarias 648 unidades en orbitra.

OneWeb dice que su constelación de satélites podrá ofrecer cobertura 3G, LTE, 5G y Wi-Fi en cualquier lugar de la Tierra, excepto en la Antártida. Eso significa que podría crear nuevos sistemas comunitarios de Wi-Fi, conectar escuelas remotas, personal de emergencia y barcos y aviones mientras se encuentren en tránsito.

  La competencia

Hay otros proyectos con las mismas intenciones u objetivos: Starlink, por ejemplo, tiene ambiciones similares, con un número aún mayor de satélites planeados, y Swarm apunta a una constelación más pequeña de satélites más pequeños para acceso de bajo costo. Por último, Ubiquitilink acaba de anunciar esta semana que su tecnología única eliminará la necesidad de estaciones base y conexiones por satélite directamente a los teléfonos normales. Y todo el mundo ha lanzado satélites ya...

 

              Fuente: El siglo