La fuerte corriente de El Niño 2015 "ha creado ya un caos climático alrededor del mundo" y no muestra signos de disminución, según informa la NASA en su página web.