La monitorización de la salud y la actividad física es un nicho de mercado sobre el que se han centrado las grandes tecnológicas. Entre ellas,Samsung que trabaja en el desarrollo de un bioprocesador, un chip específico para «wearables».