Hace tres años, contraté a una novia falsa. Sophia, como se hacía llamar, cobraba US$5 a la semana para mantener una relación conmigo en Facebook.  Su trabajo consistía en dejar mensajes, reirse de mis actualizaciones hilarantes y, lo más importante, cambiar su estado civil para mostrar que éramos una pareja.