Si entraste a leer esto es porque seguramente te ha pasado. Tu celular se ha caído en el inodoro o has derramado bebidas encima. Si no clasificas en ese grupo, felicitaciones, pero seguramente sabes que las probabilidades de que te pase son altas.