fbpx
Vie, Dic 13, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr

Irónicamente la esponja que usas para limpiarte es el elemento más sucio presente en tu cuarto de baño (sí, incluso más sucio que el retrete).

Según un estudio de Journal of Clinical Microbiology, estas inofensivas esponjas albergan una cantidad alarmante de gérmenes y bacterias. En Genial.guru compartimos contigo esta información que seguramente te hará deshacerte de la tuya lo antes posible.

La ducha debe ser un sitio de relax y limpieza pero a veces por hacer más hacemos menos. El ambiente húmedo hace que la esponja de baño se infeste inmediatamente de bacterias y células muertas de la piel que se quedan atrapadas entre la red y entran en contacto con tu cuerpo cada vez que la usas.

Pero el estudio va más allá. No solo es poco higiénico sino peligroso. Exfoliarte con una esponja contaminada después de afeitarte, por ejemplo, puede traerte infecciones. De hecho, el 98% de los dermatólogos recomiendan omitir por completo las esponjas en la ducha.

Incluso entre aquellos que se empeñan en usar estos pequeños nidos de suciedad, pocos saben que su vida de uso es de 2 a 3 semanas. ¿Estabas enterado? ¡La esponja que acabo de tirar llevaba en mi ducha más de 9 meses!

Y si aún después de leer esto decides que eres adicto a exfoliarte con esponjas de ducha, no queda más que recomendarte que las pongas a secar afuera del cuarto de baño cada vez que la utilices para que no se contamine tan rápidamente por la humedad.