La decisión de la FDA surge tras años de controversia sobre el salmón, al que se le inyecta un gen para hacerlo crecer más rápido.

"Envejecer no es nada; lo terrible es seguir sintiéndose joven", dijo una vez el escritor irlandés Oscar Wilde.