Promocionar la actividad física debe ser una medida importante para prevenir el sobrepeso y la obesidad en la infancia y la adolescencia. Los expertos consideran que es clave transmitir a los padres la necesidad de fomentar la actividad física de sus hijos y llevar una alimentación e hidratación adecuadas como las mejores herramientas para prevenir la obesidad y otras enfermedades asociadas.