La música puede evocar todo tipo de emociones en el corazón de quienes la escuchan y en la mente de los compositores.