fbpx
Sáb, 18 Septiembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Cultura

Descargo de responsabilidad.

La información contenida en este sitio web es solo para fines de información y entretenimiento general.

La información proporcionada por Stereo Romance es actualizada y corregida continuamente, pero no hacemos declaraciones ni garantías de ningún tipo, expresas o implícitas, sobre la integridad, precisión, confiabilidad, idoneidad o disponibilidad con respecto al sitio web, la información publicada, productos, servicios o gráficos relacionados, contenidos en el sitio web para cualquier propósito.

Por lo tanto, cualquier confianza que deposite en dicha información es estrictamente bajo su propio riesgo.

En ningún caso seremos responsables de ninguna pérdida o daño, incluidos, entre otros, pérdidas o daños indirectos o consecuentes, o cualquier pérdida o daño que surja de la pérdida de datos o ganancias que surjan de, o en conexión con, el uso de este sitio web.

A través de este sitio web, puede conectarse a otros sitios web que no están bajo el control de Stereo Romance. No tenemos control sobre la naturaleza, el contenido y la disponibilidad de esos sitios.

La inclusión de cualquier enlace no implica necesariamente una recomendación ni respalda las opiniones expresadas en ellos.

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD: Stereo Romance no se hace responsable, en ningún caso, de los daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del portal o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos, a pesar de haber adoptado todas las medidas tecnológicas necesarias para evitarlo.

Stereo Romance se reserva el derecho de efectuar sin previo aviso las modificaciones que considere oportunas en su Site, pudiendo cambiar, suprimir o añadir tanto los contenidos y servicios que se presten a través de la misma como la forma en la que éstos aparezcan presentados o localizados en su Site.

Stereo Romance podrá eliminar mensajes de texto, blogs, chats, foros, cartas, artículos de opinión, etc. con contenido discriminatorio, desagradable, abusivo, burlesco, amenazante, homofóbico, xenofóbico, injurioso, calumnioso, difamatorio, pornográfico, sexista, que busquen crear estereotipos entre grupos de la población, que contengan ataques personales, en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso, que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, que infrinjan derechos de propiedad intelectual de terceros, o que sean repetitivos, con correo basura o "spam" a favor de una persona, entidad o comercio, con el fin de hacer promociones de bienes o servicios, que contengan virus, o codificaciones que puedan interrumpir, destruir, limitar o hacer caer los sistemas implementados por Stereo Romance.

Ante estas violaciones, a solicitud de parte o de oficio, se eliminará de los registros

Para el Papa, “la paciencia de Simeón es reflejo de la paciencia de Dios”, e insistió en que la razón de la esperanza cristiana es que “Dios nos espera sin cansarse nunca”.

El Papa Francisco se refirió a la tristeza interior como, “un gusano que nos come desde dentro. Huid de la tristeza interior”.

El Pontífice mencionó la frase durante la Misa que presidió en la Basílica de San Pedro del Vaticano por la Fiesta de la Presentación del Señor y la Jornada Mundial de la Vida Consagrada.

En su homilía, el Papa se centró en el episodio evangélico de la presentación de Jesús en el Templo y, en concreto, en la figura de Simeón que, como escribe San Lucas, “esperaba el consuelo de Israel”.

El Papa señaló que Simeón, cuando se encuentra con la Sagrada Familia y toma a Jesús en sus brazos, “es un hombre ya anciano quien reconoce en el Niño la luz que venía a iluminar a las naciones, que ha esperado con paciencia el cumplimiento de las promesas del Señor”.

El Santo Padre invitó a meditar sobre la paciencia de Simeón: “Durante toda su vida esperó y ejerció la paciencia del corazón. En la oración aprendió que Dios no viene en acontecimientos extraordinarios, sino que realiza su obra en la aparente monotonía de nuestros días, en el ritmo a veces fatigoso de las actividades, en lo pequeño e insignificante que realizamos con tesón y humildad, tratando de hacer su voluntad”.

“Fijémonos en la paciencia de Dios y la de Simeón para nuestra vida consagrada. Y preguntémonos: ¿qué es la paciencia? No es una mera tolerancia de las dificultades o una resistencia fatalista a la adversidad. La paciencia no es un signo de debilidad: es la fortaleza de espíritu que nos hace capaces de ‘llevar el peso’ de los problemas personales y comunitarios, nos hace acoger la diversidad de los demás, nos hace perseverar en el bien incluso cuando todo parece inútil, nos mantiene en movimiento aun cuando el tedio y la pereza nos asaltan”, explicó el Pontífice.

En ese sentido, el Papa Francisco señaló tres “lugares” “en los que la paciencia toma forma concreta”. “La primera es nuestra vida personal. Un día respondimos a la llamada del Señor y, con entusiasmo y generosidad, nos entregamos a Él”.

En ese camino, “junto con las consolaciones, también hemos recibido decepciones y frustraciones. A veces, el entusiasmo de nuestro trabajo no se corresponde con los resultados que esperábamos, nuestra siembra no parece producir el fruto adecuado, el fervor de la oración se debilita y ya no somos inmunes a la sequedad espiritual”.

Como consecuencia, “puede ocurrir, en nuestra vida de consagrados, que la esperanza se desgaste por las expectativas defraudadas”. Frente a esa desesperanza, el Papa señaló que “debemos ser pacientes con nosotros mismos y esperar con confianza los tiempos y los modos de Dios: Él es fiel a sus promesas. Recordar esto nos permite replantear nuestros caminos y revigorizar nuestros sueños, sin ceder a la tristeza interior y al desencanto”.

Quizás también te interese

En ese contexto, advirtió que “la tristeza interior en nosotros consagrados es un gusano que nos come desde dentro. Huid de la tristeza interior”.

El segundo lugar “donde la paciencia se concreta es en la vida comunitaria. Las relaciones humanas, especialmente cuando se trata de compartir un proyecto de vida y una actividad apostólica, no siempre son pacíficas”.

“A veces surgen conflictos y no podemos exigir una solución inmediata, ni debemos apresurarnos a juzgar a la persona o a la situación: hay que saber guardar las distancias, intentar no perder la paz, esperar el mejor momento para aclarar con caridad y verdad”.

El Pontífice insistió en que “en nuestras comunidades necesitamos esta paciencia mutua: soportar, es decir, llevar sobre nuestros hombros la vida del hermano o de la hermana, incluso sus debilidades y defectos. Recordemos esto: el Señor no nos llama a ser solistas, sino a formar parte de un coro, que a veces desafina, pero que siempre debe intentar cantar unido”.

Por último, el tercer lugar, “la paciencia ante el mundo. Simeón y Ana cultivaron en sus corazones la esperanza anunciada por los profetas, aunque tarde en hacerse realidad y crezca lentamente en medio de las infidelidades y las ruinas del mundo. No se lamentaron de todo aquello que no funcionaba, sino que con paciencia esperaron la luz en la oscuridad de la historia”.

“Necesitamos esta paciencia para no quedarnos prisioneros de la queja: ‘el mundo ya no nos escucha’, ‘no tenemos más vocaciones’, ‘vivimos tiempos difíciles...’. A veces sucede que oponemos a la paciencia con la que Dios trabaja el terreno de la historia y de nuestros corazones la impaciencia de quienes juzgan todo de modo inmediato. Y así perdemos la esperanza”.

Afirmó que “la paciencia nos ayuda a mirarnos a nosotros mismos, a nuestras comunidades y al mundo con misericordia. Podemos preguntarnos: ¿acogemos la paciencia del Espíritu en nuestra vida? En nuestras comunidades, ¿nos cargamos los unos a los otros sobre los hombros y mostramos la alegría de la vida fraterna?”.

“Y hacia el mundo, ¿realizamos nuestro servicio con paciencia o juzgamos con dureza? Son retos para nuestra vida consagrada: no podemos quedarnos en la nostalgia del pasado ni limitarnos a repetir lo mismo de siempre. Necesitamos la paciencia valiente de caminar, de explorar nuevos caminos, de buscar lo que el Espíritu Santo nos sugiere”.

Finalmente, invitó a contemplar “la paciencia de Dios, e imploremos la paciencia confiada de Simeón, para que también nuestros ojos vean la luz de la salvación y la lleven al mundo entero”.

ACI Prensa 

1000 Characters left


Haití: cinco sacerdotes, dos religiosas y tres laicos fueron secuestrados

Haití: cinco sacerdotes, dos religiosas y tres laicos fueron secuestrados

Abril 12, 2021 Religion Jubia Ugarte
El segundo domingo de Pascua, mientras la Iglesia universal celebraba la Divina Misericordia, la Iglesia Católica de Haití, en particular la Sociedad de Sacerdotes de Saint Jacques y la Arquidiócesis de Cap Haitien, lamentaron el secuestro de 5 de sus sacerdotes, dos monjas y 3 parientes del padre Jean Arnel Joseph.