fbpx
Lunes, Agosto 10, 2020

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Cultura

Sacerdote

El P. Grzegorz Draus es un sacerdote católico de Lublin (Polonia), que desde hace nueve años ejerce su ministerio en la ciudad de Lviv o Leópolis (Ucrania), y que hoy tiene la especial misión de cuidar el cuerpo y el alma de los pacientes con COVID-19 de un hospital local.

 El sacerdote polaco, admirador de Santa Teresa de Calcuta, relata su experiencia atendiendo a los pacientes con COVID-19 en un hospital de Ucrania.

A la fecha, la ciudad de Leópolis, uno de los centros culturales, científicos e industriales más importantes del país, registra más de tres mil fallecidos, 700 internados y casi 100 fallecidos por el nuevo coronavirus.

“Desafortunadamente debido a otros trabajos parroquiales, me es imposible visitarlos con más frecuencia”, dijo el P. Draus a la fundación Pontificia Ayuda a la Iglesia Necesitada (ACN) y explicó que por la necesidad de realizar otras labores en la parroquia, visita el hospital solo dos días a la semana.

En cada visita, el P. Draus ingresa vestido con 14 elementos de protección como los médicos, enfermeras y personal sanitario, pero se distingue de ellos por la estola que porta en el cuello, que si bien antes pasaba inadvertida por lo habitual, hoy simboliza, con toda su fuerza, la vocación del sacerdote.

“Estoy ocho horas dentro de este ‘uniforme’ que se compone de 14 partes diferentes. Cuando voy de una unidad del hospital a otra, debo cambiar parte del equipamiento y desinfectarme con un líquido especial”, dijo el sacerdote a ACN.

Debido al alto riesgo de contagio, el sacerdote toma con responsabilidad su propio cuidado en cada visita y felizmente hasta la fecha no ha contraído el virus. “En otros hospitales, hay muchos contagios también entre los médicos porque no tienen tantas medidas. Pero no se puede bajar la guardia, la enfermedad está en todas partes. Me hice la prueba dos veces y gracias a Dios: estoy sano”.

El P. Draus también señaló su admiración por el trabajo de las enfermeras, pues ha podido experimentar la gran dificultad de realizar su servicio cuando utiliza el traje de protección del virus.

“Para mí, lo más difícil es trabajar a pesar de la humedad y el sudor porque se empaña todo y casi no se ve nada. No puedo imaginar cómo trabajan las enfermeras en tales condiciones, no es fácil. Sin embargo, tienen que hacer su trabajo, como por ejemplo, poner inyecciones”, dijo.

El sacerdote dijo que en cada servicio, visita a los enfermos en sus habitaciones, les da la bendición, conversa con ellos, les habla sobre el amor de Dios y trata de darles buenas noticias; pero también confiesa lo complicado que sería para él padecer la enfermedad.

“Yo no estoy enfermo de COVID, Dios sabe que sería demasiado difícil para mí. Los enfermos tienen una fe fuerte”, dijo. Además del sufrimiento físico, “lo más difícil son las consecuencias y los problemas que conlleva y afectan a los demás: hospitalización, aislamiento. Algunos pueden sentirse culpables”, añadió.

Leer además: Femicidio sacude Waslala: esposo mató a Alyeris García de 4 estocadas

Algo que el P. Draus le recuerda a los pacientes que visita es que Cristo sufrió los mismos síntomas que ellos sufren: “Dificultades para respirar” y que “Jesucristo está muy unido a ellos en la cruz”. Además, para fortalecer su alma, los confiesa y les distribuye la sagrada Comunión.

Debido a las regulaciones sanitarias en el hospital, no es posible consumir las hostias consagradas que no se lleguen a brindar, ni tampoco es posible guardarlas o conservarlas en ningún sitio; sin embargo, el sacerdote no ha tenido que afrontar esta situación. “Todos los días vivo un pequeño milagro, la cantidad de personas que participan en la comunión es igual a la cantidad de hostias que traigo conmigo”, dijo el P. Draus.

Para el P. Draus, llevar su ministerio de esta forma antes habría sido impensable, pero siempre tuvo claro que seguir su vocación sacerdotal sería una “actividad fascinante”.

Servicio por los más pobres

El sacerdote contó que cuando era un joven adolescente le dijo a su amigo “que quería sacrificarse para servir a los pobres”, pero él le respondió que Dios no necesita su sacrificio, sino su amor. Ahora, en sus casi 25 años como sacerdote, no lamenta “ni un solo día” su ordenación y afirma que su único deseo es seguir el ejemplo de Santa Teresa de Calcuta.

La santa servía a los pobres y a los necesitados y “solo dormía 4 o 5 horas porque estaba llena de ardor en su actividad: ella amaba lo que hacía. Yo también quiero amar lo que hago de esa manera, hasta el final”, afirmó el sacerdote polaco.

ACN apoya la misión de sacerdotes que cuidan de los más necesitados de la pandemia. Por ello, enviará equipos de protección personal como máscaras, guantes, antisépticos y otros, a 3.478 sacerdotes, 92 seminaristas y mil miembros de comunidades religiosas para que puedan protegerse en su servicio y evitar la expansión del coronavirus.

ACI Prensa

Presbíteros de diversas parroquias envían mensaje previo al día de Santiago

Presbíteros de diversas parroquias envían mensaje previo al día de Santiago

Julio 23, 2020 Religion P. Zuniga
Previo a la solemnidad de Santiago, patrono de la ciudad de Jinotepe, sacerdotes de otras parroquias envían un mensaje a la feligresía.
Jun 10, 2020
May 21, 2020
May 15, 2020
Abr 30, 2020

Alcalde de Diriamba promueve fiesta de “La Santa Cruz”

Religion Mundo de Noticias/Alberto Cano E.
Abr 14, 2020