fbpx
Domingo, Enero 19, 2020

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr

investigacion

Un pequeño ataúd guardó para siempre el cuerpecito de la menor
Imagen/Periodista Elba Eliana Molina

Entre negligencias, denuncias, dolor y luto así funcionan los centros públicos de atención a la salud en Carazo

El lunes 15 de julio 2019 falleció en el Hospital Escuela de la ciudad de Jinotepe una menor de 7 meses a causa del virus del dengue, su familia denunció ante los medios de comunicación el caso como negligencia médica.

La menor de siete meses de iniciales G.M.P.P, falleció a consecuencia de dengue hemorrágico según informaron en el Hospital Regional Santiago de Jinotepe, pero de acuerdo con sus familiares a la bebé no se le practicaron los exámenes correspondientes para determinar la enfermedad en el tiempo prudente.

Según los padres de la menor esta presentó síntomas de temperatura y tos, y fue llevada por ellos al hospital San José de Diriamba de dónde fue trasladada al Hospital Escuela Regional Santiago de Jinotepe.

“La enfermera no me la mandó a chequear y sólo me le mandaron a poner acetaminofén y pañitos, después solo me le ponían antibióticos, pero nunca me le hicieron los exámenes generales”, dijo Magdiel Antonio Portillo Bermúdez, padre de la bebé a los medios de comunicación entre palabras entrecortadas.
Lamentablemente después de no ser atendida de la manera adecuada la menor falleció producto de la enfermedad del dengue hemorrágico que le ocasionó insuficiencia respiratoria, neumonía, hipotensión, y shock séptico. “Allá los médicos dijeron que, si a la niña me la hubiesen visto desde antes, ella no hubiese muerto”, dijo Portillo.
Según el padre de la menor todo pudo ser remediable y solicitó al Sistema Local de Atención Integral en Salud (Silais) y al Ministerio de Salud (Minsa), que se haga una exhaustiva investigación. Por su parte las autoridades del Hospital San José de Diriamba no brindaron respuestas ante las solicitudes de este medio de comunicación sobre este incidente.

El padre de la menor Magdiel Antonio Portillo Bermúdez, muestra el acta de defunción que le fue entregada por la muerte de su bebé.
Imagen de periodista Elba Molina


“Los médicos no atendieron a mi hija a como se debía, ellos tenían que mandar a hacer exámenes generales y eso no ocurrió, solo decían que se trataba de una calentura normal”, alegó Portillo, quien es habitante de la comunidad de Buena Vista del Sur en Diriamba.

Jennifer Carolina Portillo, abogada y tía de la niña, no duda en demandar judicialmente a los médicos que atendieron a su sobrina. “Nosotros vamos a proceder por la vía legal… estamos tratando de hablar con los padres de familia para que este caso no se repita… hubo negligencia médica, Silais Carazo tiene que responder por eso y los médicos tratantes”, sostuvo la abogada.

 Explicó que, en la familia, hace trece años en el Hospital San José se les murió otra niña que fue diagnosticada con neumonía y diarrea

Otra muerte por dengue en Carazo 

La menor de edad de iniciales I.B.P.R de cinco años falleció el 25 de junio a causas del dengue hemorrágico así lo confirmaron sus padres Sergio Portobanco y Claudia María Rosales, la niña estaba internada desde el domingo 23 de junio en el hospital San José de Diriamba.

La niña quien cursaba el tercer nivel de preescolar y habitaba en la comunidad San Gregorio-Diriamba, presentó los síntomas desde el viernes 21 de este mes, sin embargo, fue asistida en el centro hospitalario dos días después.

Su progenitor indicó que él y su esposa pensaron que se trataba de una gripe común, pero la fiebre nunca desapareció. “Increíblemente se nos fue. La atención en el hospital fue muy buena, pero no había nada que hacer, ya ella estaba destrozada pienso yo, cuando le tomaron su radiografía …” expresó Portobanco.
En el departamento de Carazo esta fue la primera víctima que se reportó a causa de dengue hemorrágico.

La tercera muerte reportada a causa de la enfermedad fue la de una mujer de la tercera edad de nombre Juana Alicia Alarcón, de 76 años, originaria de San Marcos en septiembre 2019 en un hospital privado en Managua.

Carazo cuenta con varios centros de atención a la salud
¿Pero realmente dan respuesta a la población? 

El departamento de Carazo cuenta con una población estimada para el año 2019 de 195,875 habitantes, para una densidad poblacional de 181 habitantes por km2. El 51% de la población es femenina y el 35% es menor de 20 años.

De acuerdo con la información del sitio web de minsa.gob.ni El Ministerio de Salud del departamento de Carazo, cuenta con 1 Hospital Regional, 1 hospital departamental, 1 hospital primario, 8 centros de salud, 35 puestos de salud, 8 casas maternas con 62 camas y 8 casas para personas con necesidades especiales. En cuanto al traslado de pacientes, el SILAIS cuenta con 15 ambulancias.

En Carazo, hay una filial del Instituto de Medicina Natural y Terapias Complementarias, 9 clínicas para atención en Medicina Natural, además cuenta con 3 clínicas de manejo del dolor. La información del sitio web también documenta que por cada 10,000 habitantes hay 20 camas hospitalarias, 12 médicos, 14 enfermeras y 8 auxiliares de enfermería.

Así mismo hay 114 casas bases y 64 sectores del Modelo de Salud Familiar y Comunitaria atendidos por sus equipos de Salud apoyados por 774 miembros de la red comunitaria y Gabinetes de la Familia Comunidad y Vida.

Sin embargo, todos estos datos sólo tienen un efecto positivo en papel ya que a través de un sondeo con personas usuarias de los servicios solo se documentan quejas de citas tardías poca o nula entrega de medicamentos y un servicio negligente que deja mucho que desear para las personas que se atienden en los centros públicos. 

Las casas maternas el “Elefante Blanco” de Murillo

El pasado mes de septiembre la menor de edad de iniciales M.L.C.M. originaria de San Marcos -Carazo se convirtió en la víctima número 30 a Causa de muerte materna en Nicaragua.

Según declaraciones de la madre de la menor, la señora María de los Ángeles Mojica, la adolescente fallece por negligencia médica en el Hospital Escuela Regional Santiago de Jinotepe, ya que los médicos de turno no le dieron la atención que ella requería, además de llegar en estado de gravedad después de ser atendida en el centro de salud de San Marcos con un pronóstico de apendicitis.

La adolescente recibió un dictamen médico erróneo aduciendo una apendicitis, después piedra en la vesícula y por último embarazo con feto muerto desde hacía dos días atrás, sin embargo, no se le practicó cesárea, sino que, la menor fue obligada a parir para después ser intervenida quirúrgicamente para culminar perdiendo la vida.

Para defensores de derechos humanos este tipo de situaciones además de ser negligentes constituyen violencia obstétrica por como es tratada una menor de edad al momento de dar a luz en un centro hospitalario público y la nula investigación hacia el abuso sexual del que probablemente fue víctima la joven que al momento de concebir, sólo tenía 14 años. 

La pequeña estaba embarazada y ni su familia ni los médicos determinaron a tiempo su estado hasta el fatídico día en el que falleció.

El doble discurso de Gobierno “para evitar muertes Maternas”

Parte de las estrategias que se han implementado para erradicar el índice de muertes maternas son las casas que el gobierno ha construido para brindar atención a las mujeres en estado de gestación, sin embargos para algunos expertos no es suficiente.

 “No basta para salvar vidas, y la prioridad debe ser mantener a médicos capacitados en hospitales y casas maternas. La muerte materna es una fotografía del país en que vivimos, no basta la propaganda, no basta los grandes anuncios… yo conozco desde hace años que los titulares dicen que se está reduciendo las muertes maternas (pero) en realidad no debería ocurrir las muertes maternas porque la mayoría son evitables, expresa la especialista en salud pública, Ana María Pizarro, aspecto que también es señalado por la Organización Mundial de la Salud.

Además, Pizarro indica que, en ese sentido, hay pistas que llevan a decir que ocurren pronósticos muy tardíos o diagnósticos errados lo que lleva a toma de decisiones tardías.

La especialista, quien fuera jefa de la Unidad de Cuidados intensivos del Hospital Bertha Calderón, explicó que, aunque existen muchos casos donde la falta de atención de calidad ya sea en el domicilio, casas maternas o centros de salud, conllevan a la muerte de la mujer, éstos no son investigados por las autoridades correspondientes. La mayor parte de las muertes maternas no se llevan a investigación, no se estudian. Es un círculo en el que la vida de las mujeres corre peligro y no se ve con claridad de qué manera se está resolviendo el problema, provocando que se invisibiliza.

Lugares de mayor índice de muertes maternas 

Jinotega, Bilwi, Las Minas y Región Autónoma de la Costa Caribe Sur (RACCS) son los lugares donde se reportan mayores casos de muertes maternas. La distancia, los recursos y, sobre todo, la calidad de atención médica incide en esta problemática nacional.

Aunque existen las casas maternas en Carazo según el sondeo realizado por Stereo Romance estas no son en su totalidad funcionales. En el caso de La Conquista un municipio con comunidades rurales alejadas, la casa materna no funciona a diario y solo es abierta “cuando se necesita” pero nadie brinda información de cómo determinan la necesidad o en qué momento el lugar es usado. Los vecinos fuera de cámara aseguran que solo se realizan reuniones políticas en el local.

En las casas maternas de Carazo existen especialistas de los centros de salud que atienden a las mujeres, pero no hay médico de planta que atienda las emergencias por lo que algunas mujeres recurren directamente al hospital más cercano.

En el caso de Dolores, municipio pequeño con pocas zonas rurales, la casa materna se encuentra cerrada y a menos de 2 km se encuentra la siguiente casa Materna de Jinotepe.

A pesar de que estas casas no ejercen su función de forma integral, el costo de inversión en construcción, operaciones y mantenimiento por parte del gobierno hacia este proyecto es alto.

De acuerdo con Mi Presupuesto Municipal, plataforma que recolecta información de transmuni.com sitio oficial del gobierno que dejó de actualizar datos desde el 2018, se ha invertido un total de C$ 28,485,282.04 en las casas maternas de Carazo, distribuidos de la siguiente manera:

Desde el 2013 hasta el 2017

Diriamba C$ 7,263,124.93 
Jinotepe C$ 4,030,850.99
San Marcos C$ 3,376,722.99 
La Conquista C$ 3,339,520.32 
Santa Teresa C$ 3,260,146.89  
El Rosario C$ 2,655,676.41
La paz C$ 2,400,102.03 
Dolores C$ 2,159,137.48

Muertes Maternas hasta noviembre 2019 

Carolina López, de 37 años, es la última víctima fatal por muerte materna que se registra hasta la fecha en Nicaragua, y con ella suman 34 las mujeres fallecidas, según el último boletín epidemiológico del Ministerio de Salud (Minsa) con fecha hasta el 9 de noviembre. Se reportó que López falleció por neumonía.

Y aunque Rosario Murillo, se empeña en destacar la inversión en más centros de salud, hospitales y casas maternas en distintas partes del país, no refiere sobre las situaciones que enfrentan las mujeres a la hora del parto.

Cabe destacar que los esfuerzos por contrarrestar la problemática han sido insuficientes, porque las muertes maternas se siguen dando en Nicaragua .