fbpx
Viernes, Diciembre 13, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr

Cultura

Un don en las manos, así es considerada el poder realizar la sobadura, una labor milenaria que se implementa en Nicaragua desde hace más de 100 años su objetivos es buscar aliviar las molestias producidas por lesiones o fracturas en el cuerpo. En las comunidades rurales es donde más se practica puesto que es una forma más rápida de sanar las articulaciones y mucho más económico que las implementadas en un hospital.

En Carazo hay varios personajes reconocidos por ejecutar esta labor. El dolor que se percibe por los masajes que brindan estos hombres es fuerte sin embargo quienes se atreven a recibir la terapia pueden tener certeza que en cuestión de días sus articulaciones están igual que antes de la fractura o lesión.
Sentado en la hamaca del corredor de su casa pasa los días Brigido Gonzalez uno de los sobadores más reconocidos de Carazo, a sus más de 90 años ejerce la ocupación de fioterapeuta empírico o como popularmete se les conoce “sobadores “ quienes mediante masajes y algunos productos naturales buscan aliviar y poner en su lugar los huesos afectados por alguna lesión.


02

Reconocidos
Sobadores.

Don Brígido Gonzales, originario de La Conquista y José Parrales de San Marcos son los sobadores más reconocidos de Carazo .

Poner los huesos en orden

Don Brígido se ha ganado una fama que trasciende las fronteras del país ya que sin utilizar placas o rayos X que le indique donde está la afectación este detecta el daño y le da tratamiento a la articulación para que esta sane y vuelva a su lugar.

Su voz denota la sabiduría que le ha dejado los más de 50 años como sobador Gonzales sabe exactamente qué tratamiento requiere una persona con solo tocarles por lo que llegan unas 5 personas a su casa en busca de sus servicios.

Don Brígido dice que esta labor la inició desde pequeño cuando era apenas un niño de 9 años jugando en un campo béisbol uno de sus amigos se fracturó el brazo por lo que sus demás compañeros de juego creyeron que por ser hijo de un sobador Brigido sabría que hacer exactamente sin embargo confiesa que tuvo temor pero aun así y con implemento rudimentarios decidió atender a su amigo a quien tenía quebrado el brazo esa fue la primera vez y desde entonce a ejercido este trabajo sin parar.

Cuando su padre falleció este heredó el legado de continuar con el trabajo de sobar por lo que entre su trabajo de agricultor y algunos trabajos que hacía en el campo la gente llegaba a buscarle cuando alguien sufría una fractura o lesión su manos le hicieron famoso pese a vivir en la comunidad de Buena Vista en el municipio de La Conquista, este señor dice que nunca falta quien le visite en busca de aliviar el dolor o evitar usar yeso.

Don Brígido no es el único que reconocido por sobar, en la comunidad de La Cruz en San Marcos habita don José Parrales quien lleva unos 15 años de emprender esta labor. Aprendió a sobar por la necesidad de apoyar a uno de sus hermanos quien necesitaba corregir algunas fracturas,sin embargo con el pasar del tiempo se percató de la necesidad que tenían algunas personas de poder corregir alguna lesión o fractura, por qué decidió que atendería a las personas que buscaran su apoyo.

José Parrales habita en San Marcos, Carazo / Fotografía Vanessa Téllez, Stereo Romance.

Las plantas son parte de la cura

Según estos dos hombres no existen productos más efectivos para sanar una fractura o lesión que los naturales, plantas como sábila, leche de mangle entre otras son algunas de las plantas implementadas para tratar las diferentes lesiones

Según don Brígido estas plantas se mezclan com miel, harina, hueso de coyote y otros productos para poner parches naturales que ayudan a la sanación.

Carlos Arce

~ Periodista Stereo Romance~

Vanessa Téllez

~ Periodista Stereo Romance~