fbpx
Mar, Nov 19, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr

Los nicaragüenses Aracellys Rosario Aguilar Espinoza, de 40 años, y su hijo Manuel Abelardo Reyes Aguilar, de 13, fueron liberados después de estar casi cuatro días secuestrados por criminales que exigían seis mil dólares por su rescate desde la ciudad de Nuevo Laredo, Tamaulipas, México.

Tras días de negociación finalmente sus secuestradores aceptaron dos mil dólares para dejarlos libres y el último reporte que tuvo su familia en este país, es que estaban en México, pero ya libres.La mujer y el adolescente, originarios del municipio de Río Blanco, departamento de Matagalpa, “ya están en un lugar seguro”, confirmó Kerin Francela Ruiz Aguilar, hija de Aguilar, quien sigue angustiada porque su madre y hermano continúan en ese país sin dinero y ahora con rumbo incierto.

Aguilar, quien tenía un pequeño negocio como estilista, salió el 14 de junio reciente de Río Blanco con destino a Estados Unidos, porque debido a la crisis económica apenas obtenía 200 córdobas por algún trabajo ocasional.Para irse con su hijo, Aguilar prácticamente entregó la casa que tenía en Río Blanco en pago a un coyote.

La primera versión que manejaba la familia es que en México la mujer y su hijo fueron secuestrados por criminales que posteriormente los abandonaron, aunque Ruiz relata que “el coyote logró pasarlos a Estados Unidos”.Regresados a México

Una vez en territorio estadounidense, el domingo 11 de agosto, Aguilar y su hijo se presentaron ante autoridades migratorias en Texas, donde los mantuvieron retenidos, hasta que el miércoles 14 de agosto fueron devueltos a territorio mexicano, citándoles para un juicio el 4 de diciembre próximo.

Aguilar llamó a su hija, diciéndole: “Me van a procesar en México y me dejaron a medio puente, me dijeron que me vaya porque es muy peligroso”, describió Ruiz, indicando que su madre y hermano volvieron hasta Nuevo Laredo, donde una señora les dio posada en una casa donde se sentía insegura.

“Me da miedo estar aquí, es bien peligroso”, repitió Aguilar a su hija, contándole que una amiga que iba con ella, también originaria de Río Blanco, se movilizaría a la ciudad de México a buscar empleo.Con 270 dólares que Ruiz pudo enviarle, Aguilar y su hijo adolescente querían emprender el viaje a la capital mexicana.

“A las 10:00 de la mañana se montaron en un bus, pero cuando mi mamá estaba en la parada llegaron los de un cartel y los agarraron… a las 4:30 de la tarde me llaman y me dice (un hombre): ‘no pasa nada, somos coyotes, quiero que te tranquilicés, pero necesito que me deposites seis mil dólares, yo aquí voy a tener a tu mamá, no le voy a hacer nada’… también me dijo que si no les mandaba el dinero, los iban a entregar a un cartel que sí son bien malos”.

La muchacha de 19 años y madre de una recién nacida cuenta que con su esposo solo contaban con cien dólares y, angustiada por lo que atravesaban su madre y hermano, pidió apoyo a pobladores de Río Blanco que de inmediato mostraron solidaridad.Sin embargo, “muchos me llamaron, incluso allegados, diciéndome que mejor me despidiera de mi mamá”. Los secuestradores no habían indicado cómo sería el envío del dinero, pero sí la comunicaron con Aguilar, quien llorando pedía a su hija que le ayudara.

El plazo fatal vencía el lunes 19 de agosto a la 1:00 de la tarde y ese día, Ruiz dijo a uno de los secuestradores que había conseguido mil dólares, pero este le dijo que le depositara dos mil y llevaría a Aguilar y su hijo a un albergue para migrantes.Ruiz dijo que intentó enviar el dinero a través de una casa de remesas, pero el hombre pensó que podía tenderle una trampa y le indicó que mejor le enviara el dinero a “un contacto” en otro país. Así lo hizo.

Aguilar y su hijo fueron liberados la medianoche del martes 20 de agosto y de inmediato emprendieron viaje a un sitio más seguro. En un video que le envió a su hija, Aguilar de pie junto a su hijo adolescente agradeció “al pueblo de Río Blanco por el apoyo que me están dando a mí y a mis hijos.

Les agradezco una vez más y que Dios les bendiga a todos y si Él lo permite, algún día voy a estar otra vez con ustedes”. La semana pasada conocimos que Erlinton Antonio Flores Ortiz, un exiliado matagalpino de 27 años, también fue secuestrado en la misma  ciudad, en Nuevo Laredo, Tamaulipas.

Periódico Hoy