fbpx
E5db8c0ff64cf2532cf029551e29d3b6 W1065

Una carrera callejera de autos terminó con la vida de dos adolescentes por lo que el conductor de uno de los vehículos pasará un año en la cárcel y deberá cumplir con un programa sobre las consecuencias de manejar de manera imprudente.

Un juez sentenció este jueves a un joven involucrado en una carrera callejera de autos a que pase un tiempo en la morgue de Los Ángeles para que vea las condiciones en la que quedan quienes mueren en accidentes ocasionados por conductores imprudentes.

Carlos Hernández, de 19 años de edad y residente de Long Beach, estuvo involucrado en una carrera de autos en la que murieron dos personas.

Además de ver cadáveres en la morgue y en hospitales como parte de una serie de clases sobre lasconsecuencias de conducir de manera imprudente, Hernández será encarcelado durante un año.

Morgue de L.A. acumula 180 cadáveres sin procesar

La sentencia fue dictada por el juez Gary Ferrari luego de que Hernández se declarara sin competencia (no contest) en los delitos de conducir con irresponsabilidad y homicidio involuntario.

De acuerdo con la investigación del caso, el 29 de enero de 2015 Hernández protagonizó una carrera de autos sobre Pacific Coast Highway, en Wilmington.

El otro vehículo era piloteado por una mujer identificada como Elexis García, de 18 años de edad, quien iba acompañada de su hermano Elías, de 16, y otros dos amigos.

En cierto punto de la carrera, Hernández cambio de carril de manera repentina y provocó que García perdiera el control de su vehículo al invadir los carriles contrarios de circulación donde chocó. La conductora y su hermano murieron en el impacto mientras que los otros dos pasajeros resultaron heridos.

Univision