La mujer fue asesinada mientras se hospedaba en un hotel

De acuerdo con información que declaró este martes Walter Espinoza, director del Organismo de Investigación Judicial (OIJ), de Costa Rica, se confirma que el cuerpo encontrado el lunes en Escazú es el de la venezolana Carla Stefaniak, de 36 años, la cual fue asesinada por un nicaragüense que entró de forma ilegal a ese país el pasado mes junio.

El Director del OIJ identificó al nicaragüense únicamente con los apellidos Martínez Espinoza, de 32 años, el sujeto había ingresado ilegalmente a Costa Rica, para luego conseguir empleo como vigilante (CPF) en el hotel donde se hospedaba la turista venezolana.

El gobierno costarricense dijo estar "impactado" por el caso, y el ministro de Comunicación,Juan Carlos Mendoza, lo calificó de feminicidio. De acuerdo con un mensaje que publica el diario costarricense La Nación, la Fiscalía de ese país "presume que ella fue asesinada con un arma punzocortante y un cable en la misma propiedad del hotel donde se hospedaba, en Escazú, al momento del reporte de su desaparición, el 28 de noviembre".

Las autoridades creen que el nicaragüense indocumentado en Costa Rica Bismark Espinoza Martínez, de 32 años, cometió el crimen aprovechando que la habitación que ocupaba como guardia de seguridad en el hotel era contigua al apartamento donde se alojaba Carla.  Ahora está bajo arresto en prisión preventiva.

Empezaron a sospechar de él cuando dijo haberla visto abandonar el hotel a las 5:00 am del miércoles 29 de noviembre, una versión que no concordaba con los videos de las cámaras de seguridad.  Esa misma mañana, el chofer de Uber con el que Carla había salido de paseo y de compras la tarde anterior fue a recogerla al hotel a las 8:30, lo que indicaba que la mujer tenía planificado salir a esa hora, no a las 5:00.

El padre de Carla, Carlos Caicedo, se quejó la tarde del martes ante la prensa de que no le permitían ver el cadáver para identificarlo.