fbpx
Jue, 29 Octubre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Internacionales

Exilio

Una madre llora desconsolada sobre el ataúd de su hija, Katherine Flores Calero, de 21 años, quien murió en un accidente de tránsito en Heredia, Costa Rica.

Su familia realiza el velorio de la joven, en el barrio Santa Bárbara, Heredia, donde vivían desde su exilio en en el vecino país.

Te puede interesar: Encuentran cadáver de sacerdote sentado, y atado de pies y manos

La joven luchó desde su municipio de origen, La Concepción, en Masaya, por un cambio democrático en nuestro país, a raíz de las protestas de abril 2018. Ella, junto a sus familiares, se exilió para resguardar su vida de la temida "Operación Limpieza", que realizara la Policía y civiles armados en contra de opositores que levantaron la mano y alzaron su voz por una Nicaragua libre.

Desean cremarla

Su familia asegura que la sepultarán en suelo costarricense, pero confían en que Nicaragua obtenga su libertad para retornar junto a los restos de su hija y que estos descansen en su ciudad natal. Katherine, su mamá y sus dos pequeños hijos tenían dos años de exilio, por la persecución del partido de gobierno.

En el ataúd colocaron la bandera de Nicaragua con el escudo invertido, mientras la música de Mercedes Soza, "Solo le pido a Dios", conmovía a los presentes, quienes gritaban; Si la Patria es pequeña uno grande la sueña" y "¡de que se van, se van!, refiriéndose al régimen de Ortega.

La joven opositora al gobierno falleció el domingo, 11 de octubre, en un accidente de tránsito, cuando viajaba como pasajera en una motocicleta que fue impactada por un vehículo, en una gasolinera de la ciudad de Heredia.

En días anteriores se conoció que el anhelo de la mamá de la joven es poder cremarla para que cuando puedan retornar al país, sus cenizas sean depositadas en La Concepción, donde vivió la mayor parte de su vida.

1000 Characters left