fbpx
Niña que había sido  secuestrada fue encontrada muerta y metida en bolsas plásticas

Un nuevo caso de femicidio en México tiene consternado al mundo entero.  A unas horas de una jornada de protestas a nivel nacional por el asesinato de Ingrid Escamilla fue hallado el cuerpo de Fátima N. una niña de siete años que fue secuestrada fuera de su colegio, Enrique C. Rébsamen, en la alcaldía Tlahuác.

El cuerpo de la niña fue encontrado en un basurero en bolsas de plástico, con signos de violencia y de violación, el domingo 16 de febrero, seis días después de que fue reportada como desaparecida.

Habitantes del pueblo de Tulyehualco se reunieron y anunciaron protestas y cierres de calle por el caso.

“Siete y media vamos a estar tomando la escuela, ¿por qué le pasó esto a esta niña, y por qué ellos no son responsables?”, expresó un hombre que tomó el micrófono en una plaza pública durante la clausura de la Feria del Amaranto.

En una velada llena de indignación y pesar, los habitantes exigieron atención de las autoridades ante una crisis de seguridad en la zona.

“Secuestraron a una niña de siete años, tenía seis días perdida. Era una niña de aquí del pueblo, todos la conocíamos, y vamos a hacer ruido, vamos a hacer mucho ruido. No es justo somos un pueblo sin ley, un pueblo al que a las alcaldías les valemos, porque ni Tláhuac, ni Xochimilco se han hecho responsables”, expresó una mujer.

“Necesitamos justicia y no es posible que la hayan secuestrado y nadie se haya dado cuenta, no es justo que la hayan encontrado muerta y golpeada”, agregó.

“Es indignante, aberrante, doloroso que alguien sea capaz de herir a una niña este crimen no va a quedar impune. La Secretaría de Seguridad Pública y la Fiscalía de CDMX trabajan con todas sus energías y personal para encontrar a las culpables y llevarlos ante la justicia”.

De acuerdo con los reportes, la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio fue notificada por el agente del Ministerio Público de la Coordinación Territorial en Tláhuac Dos. Tras el hallazgo se realizaron los peritajes correspondientes. Además, se anunció que el caso sería tratado como femicidio, por las condiciones en las que se encontró el cuerpo.

La noche del 16 de febrero, los familiares recibieron la noticia de que los restos de Fátima eran los que se encontraban en la bolsa. En redes sociales fueron sus padres y tíos quienes compartieron la noticia. Manuel López García, del que la pequeña era sobrina, escribió en su cuenta de Twitter:

 “Amigos twitteros, quiero darle las gracias por toda su ayuda, por ayudarme a encontrar a mi sobrina. Hoy la encontraron asesinada, desnuda y torturada. Dios los bendiga, a todos ustedes, cuiden a sus hijos, tenemos un gobierno de mierda.”

El cuerpo de Fátima apareció a una semana de que se diera a conocer otro caso de feminicidio, el de Ingrid Escamilla, una joven de 26 años que fue asesinada y desollada por su pareja sentimental, quien intentó tirar sus restos en las alcantarillas, e incluso aparece en un momento cercano a que el fiscal General, Alejandro Gertz Manero, diera a conocer una propuesta en la que pretendía homologar el feminicidio bajo la figura del homicidio doloso.

Feminicidios no cesan en México 

Fátima vestía uniforme escolar el día que desapareció, ella estaba esperando a su madre para ir a casa y jugar como todos los días. En cambio, tuvo que vivir una serie de vejaciones y dolores que jamás será posible imaginar.

Sin más datos para identificar a quién se la llevó, el nombre y la vida de Fátima han pasado a formar parte de las 10 mujeres asesinadas cada día en México. Las cifras de feminicidio aumentan todos los días. Tan solo en 2019 se registraron 976 feminicidios cuyas principales sedes estuvieron en Veracruz, Estado de México y Ciudad de México.

El mismo 16 de febrero fue dado a conocer que una mujer de 33 años llamada Araceli había sido asesinada por su esposo de 57 años, quien la agredía física y sexualmente. Durante un tiempo, Araceli decidió ir a dormir con sus papás, pues su esposo le generaba mucho miedo.

La mañana del sábado 15 de febrero, la mujer fue a su casa para bañarse y alistarse para ir a trabajar como reclutadora en un restaurante, pero cuando llegó su esposo comenzó a discutir con ella y la atacó con un cuchillo. Los padres trataron de ayudarla, sin embargo, el hombre bloqueó la puerta y a los familiares no les quedó más que hablar a la policía.

Todas estas mujeres fueron asesinadas en un lapso menor a dos semanas, cada una de ellas atacada por su condición de mujer, por una persona cercana y con métodos cuya saña se eleva a niveles muy altos. Esta situación en México es constante. Miles de mujeres han salido a protestar en varias ocasiones con la consigna “Ni una más”, pero, desafortunadamente, siempre hay una más.