fbpx
esenfr
Imagen de referencia de alguien apuntando con un arma/imagen tomada de El mañana de nuevo Laredo

Después de luchar por su vida durante seis días en un hospital de Tampa Estados Unidos , un joven de 17 años se rindió ante la muerte, después de que un niño de ocho años le disparara de forma accidental

El trágico hecho se dio el primero de febrero, cuando el  infante disparó  un rifle de perdigones dentro del vehículo en que se encontraban ambos.

Los menores, que no han sido todavía identificados por las autoridades estaban esperando a un adulto que estaba retirando dinero en un banco.

El pequeño, que estaba sentado junto con otro menor de 10 años en la silla trasera, comenzó a maniobrar el rifle de perdigones Daisy 800 y lo descargó accidentalmente, según recogió la Policía.

Familiares señalaron que la policía ha entregado el caso a la oficina del fiscal del estado, que investiga el hecho, y que el niño de 8 años y su padre han abandonado la ciudad y se encuentran en Fort Lauderdale, según el canal local