fbpx
Sujeto quien defendiera derechos humanos acusado de abuso sexual

Ivo Rosales, quien formará parte de Organizaciones profeministas y participará en talleres sobre derechos humanos, es acusado de abusar sexualmente de una menor

Comunicado Integro de los familiares que acusan a Ivo Rosales

Nosotras, mamá, tías, tíos, abuelas y abuelos escribimos este pronunciamiento para denunciar de forma pública a Ivo Marcelo Rosales Soto como abusador sexual de nuestra amada hija, sobrina y nieta.

En Febrero de 2018 una de nuestras hijas reveló a la familia que había sido abusada sexualmente por este hombre, él era una persona cercana a nuestro círculo familiar y en quien depositamos nuestra confianza durante muchos años. Desde el día en que ella tomó la decisión de romper el silencio hemos dado pasos para protegerla de este abusador, acompañándola en su proceso terapéutico y tomando medidas legales para que este delito no quede impune.

Al día de hoy, con todas las dificultades que hemos encontrado para acceder a justicia por las vías legales contamos con una acusación de la fiscalía y la orden de captura para que Ivo Rosales Soto sea juzgado por el delito de abuso sexual. El abusador está al tanto de esta denuncia y huyó del país, cerrando todas sus redes de comunicación y bajo la protección de quienes, aun conociendo el caso, han guardado silencio y han apoyado y ocultado a este abusador sexual.

Hoy sumamos este paso al difícil camino que hemos emprendido para proteger a nuestra hija y exigir justicia, lo hacemos como una forma de advertir a otras familias sobre la urgencia de creer en las víctimas, de ponerlas en el centro del cuidado y de nunca olvidar que los abusadores sexuales conviven en nuestros espacios de confianza y desarrollan mecanismos perversos para sostener el abuso. Este abusador utilizó la información que tenía, toda su formación como psicólogo, sus vínculos laborales, los de amistad con nuestra familia y su prestigio como trabajador de organizaciones que defienden derechos de la niñez, nuevas masculinidades y luchan contra la violencia de género y así ocultar por años este delito.

No hay manera de contar con todos los recursos ideales para denunciar y exigir justicia en un caso como éste, esta es una dolorosa situación que nadie debería atravesar nunca pero que lamentablemente sucede a diario en nuestro país. Para nuestra familia ha sido fundamental creer en nuestra hija, acuerparnos como mujeres y recibir el apoyo de quienes han estado para orientarnos, darnos fuerzas, escucharnos y ayudarnos en cada momento.

Escribimos esta denuncia con preocupación por cualquier otra posible víctima de éste y otros abusadores, por las niñas y niños que pueden estar expuestos a esta cruel forma de violencia, por las familias que puedan estar atravesando una situación como la nuestra y no sepan cómo reaccionar, a quiénes acudir y cómo sobrellevar los muchos retos en los que nos ubica luchar contra el abuso sexual y exigir justicia, a todas estas personas les decimos que no están solas.

Prevenir y sancionar el abuso sexual es una tarea que nos corresponde a todas y a todos, no es un problema privado que deba ser manejado con silencios que sólo favorecen a los abusadores. Debemos estar alertas todo el tiempo ante el abuso sexual, y sobre todo, creer en las víctimas, apoyarlas y confiar en ellas. Nosotras como familia, nos hemos comprometido con hacer todo lo que sea posible para exigir justicia para nuestra hija y para todas las víctimas y sobrevivientes del abuso sexual.