fbpx
eszh-TWenfr
Trabajadores se reunieron en la CST

Este miércoles el Frente Nacional de los Trabajadores, CST y la Coordinadora Social, se reafirmaron como "fuerzas fundamentales y unificadas en las que se sostiene la Revolución Popular Sandinista".

De acuerdo a medios oficialistas los líderes sindicales y trabajadores se reunieron en la sede de la CST "José Benito Escobar", donde se refirieron a las distintas actividades que realizarán desde los sindicatos en defensa de la Revolución.

Mientras tanto, dirigentes de las distintas organizaciones convocaron a sus agremiados a permanecer alertas ante las  "arremetidas golpistas que el imperialismo y sus lacayos locales pretenden seguir ejecutando contra los gobiernos progresistas de la región".

 “El movimiento sindical unido nos convocamos de manera inmediata para repudiar lo vergonzoso de lo que ocurrió en la hermana República de Bolivia, el golpe de estado a un presidente indígena con dignidad y que había hecho un desarrollo en la hermana República de Bolivia (con) restitución de derechos especialmente la dignidad de nuestros indígenas, nuestros indígenas conduciendo y decidiendo, inclusión verdadera y real”, explicó Maritza Espinales, dirigente de las universidades.

En ese sentido, aseguró que los tres grandes sindicatos FNT, CST y Coordinadora Social, se reafirman como fuerzas fundamentales y unificadas en las que se sostiene la revolución nicaragüense.

Espinales indicó que a nivel de los diferentes gremios que conforman los sindicados, se están generando procesos de asambleas “donde estamos haciendo una concientización y aclarándole a nuestros trabajadores todo lo que se está viviendo en Bolivia, recordando que ya lo vivimos. Nosotros hemos vivido en carne propia lo que son las acciones fascistas, lo que es la tortura, lo que es el odio, la crueldad de personas que no aceptan que pensemos diferentes”.

Estamos en “una defensa permanente, en el estado de estar alertas, observar en las universidades por ejemplo. yo lo pongo de ejemplo porque nuestras universidades fueron tomadas, fueron saqueadas y fueron destruidas, y las universidades son del pueblo de Nicaragua, a las universidades quien va es nuestros hijos, los hijos de los trabajadores, por lo tanto nosotros las tenemos que defender y no volver a permitir que sean tomadas y utilizarlas de plataformas para ir contra de un gobierno que lo que ha hecho es inicialmente desarrollar la educación superior en este país”, resaltó.

“Ayer mismo reconocíamos nosotros esa unidad que la vamos a reafirmar hoy con todos los sectores, por ejemplo ayer en la asamblea decíamos estamos decididos a defender las universidades públicas, no van a ser plataformas de destrucción, no van a ser plataformas de enfrentar al gobierno. Aspiramos a construir una universidad con conciencia social y crítica, no una universidad élite, donde aquel que llegó al doctorado ve por debajo al estudiante de primer ingreso”, agregó.

Y afirmó que “el compromiso que nosotros tenemos es que desde el hogar, desde el territorio, desde la localidad, desde el trabajo, desde el escenario donde yo este voy a estar defendiendo la revolución haciendo conciencia”, dijo.

Por su parte, Adrián Martínez, representante de los trabajadores por cuenta propia, recordó que el golpe fallido que se vivió en Nicaragua afectó a toda la sociedad nicaragüense “pero particularmente a nosotros fue mucho más el daño que nos hizo, primero porque destruyeron nuestros puestos de trabajo, en los lugares donde realizan sus actividades los trabajadores por cuenta propia y después porque esta es una economía muy pequeña que no tenia capacidad para resistir tanto tiempo”.

“Nosotros le estamos dando mucha atención a esta situación porque creemos que no debe volver a pasar, y vamos a defender esos puestos de trabajo al costo que sea, porque efectivamente para nuestros trabajadores por cuenta propia el gobierno del Frente Sandinista es el único que los reconoció como sujetos políticos, económicos y sociales (…) Nosotros vamos a defender cueste lo que cueste nuestro trabajo”, aseguró Martínez.