fbpx
Daniel Ortega aumenta presupuesto para su seguridad-imagen tomada de Confidencial

Expertos aseguran que el hecho de que Ortega aumente al presupuesto de su seguridad y vigilancia un 16% , es una muestra evidente de que tiene miedo al  pueblo nicaragüense.

Eliseo Núñez, político opositor y jurista, consideró que “Ortega demuestra sentir temor a la población, porque sabe que durante cuarenta años ha sostenido su régimen a costa de sangre. Ese gasto excesivo es de paranoia porque atenten contra él, pero también de sentirse intocable”, afirmó.

Ortega aumenta presupuesto de su seguridad

Esos más de cinco millones de córdobas representan un 16.4 por ciento de incremento con respecto al 2019 cuando se destinaron 4.4 millones de córdobas para “servicio de seguridad y vigilancia” de donde despacha Ortega en el barrio El Carmen, que es a su vez casa de habitación, funciona como casa presidencial desde el 2007, y donde queda la secretaría del partido Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Esto contrasta con “la austeridad y racionalización de prioridades” que recetará el régimen eliminando en 2020 el subsidio de energía a los asentamientos, lo cual afectará a 30 mil hogares. La austeridad golpeará también a las alcaldías puesto que el régimen les recortó las transferencias, así como el plan de inversiones públicas.

El excesivo gasto en la seguridad de las instalaciones donde despacha y vive Ortega con su vicepresidenta y esposa Rosario Murillo se ha convertido en un búnker, que se extiende por más de dos manzanas donde un anillo de seguridad de unos cincuenta policías y patrullas vigilan cada cuadra.

Lo asignado en el presupuesto de la Presidencia para seguridad y vigilancia son recursos aparte de lo que recibe la Policía Orteguista (PO) en su presupuesto anual en concepto de “protección de personalidades”, donde la mayoría de los fondos van dirigidos a “proteger la vida e integridad física” de Ortega y Murillo, según el documento oficial.

A la policía le está asegurando 333.9 millones de córdobas para “protección de personalidades” en 2020, de acuerdo con la propuesta del Presupuesto introducida por el Ministerio de Hacienda en la Asamblea Nacional. Esa partida se usará para dar protección a los dictadores y sus familiares, así como a “personalidades nacionales y extranjeras”, según la iniciativa.

Brutal aumento en 12 años

Desde que Ortega retornó al poder en 2007 el presupuesto de la Presidencia para “servicios de seguridad y vigilancia” se ha incrementado 4,377 por ciento, según reflejan los informes oficiales de los 12 años del régimen.

El año en el que el dictador asumió el Gobierno se destinaron 118 mil córdobas para la seguridad de la Presidencia.

Cada año se han destinado más recursos para el resguardo de las instalaciones donde residen Ortega y Murillo con su familia, sin importar las crisis económicas que han afectado al país.

Según reflejan los documentos oficiales, la seguridad de la presidencia -residencia de los dictadores- ni siquiera se afectó en 2018, cuando como consecuencia de la brutal represión gubernamental a las protestas sociales la economía entró en recesión cayendo 3.8 por ciento.

El año pasado para la seguridad de la residencia presidencial se destinó cinco millones de córdobas, marcando un seis por ciento de aumento con respecto al 2017 cuando se destinó 4.7 millones de córdobas.

Si bien en el 2019 hubo una leve reducción al asignarse 4.4 millones de córdobas al rubro de protección del despacho y casa de los dictadores, el próximo año retoma su incremento.

Guardia personal

El cordón excesivo de seguridad donde residen y despachan los dictadores Daniel Ortega y Rosario Murillo se ha reforzado desde abril del 2018 por el estallido de las protestas sociales que exigían la renuncia de los mismos y el adelanto de las elecciones. Cada vez que salen de El Carmen hacia algún evento partidario, familiar o protocolario el operativo de seguridad llega a paralizar las calles de Managua hasta el lugar donde se trasladen. Ortega y Murillo viajan en lujosos Mercedes Benz blindados, custodiados por tres anillos de seguridad de uniformados y civiles, más una caravana de motorizados y patrullas de policías.

Fuente: La Prensa