fbpx
Vie, 05 Junio

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

Última edición impresa del Nuevo Diario-imagen de Stereo Romance

Después del cierre de El Nuevo Diario, medio que había informado durante 40 años ininterrumpido, ha suscitado en algunos el análisis y la interrogante sobre si fue sacrificada la libertad de expresión, por el prestigio y conservación de privilegios de la entidad Bancaria Banpro.

“Hoy no cerró El Nuevo Diario. Murió el día que salió el doctor Danilo Aguirre y los herederos de los fundadores lo vendieron a los banqueros. Entonces, aquella valiente y frontal publicación impresa, dejaba de tener dientes y uñas. Quedaba complaciente o, al menos, indolente a la realidad nacional y bajo el mando de tecnócratas y no de comunicadores. Dejaba de ser una molestia para la familia gobernante” expresó Ramón Potosme, quien fuera colaborador en temas económicos del medio ahora cerrado

Potosme agregó que el  levantamiento cívico ocurrido en abril del 2018 no pudo ser ignorado, por el equipo periodístico del medio “Pero la presión del grupo de poder que nos desgobierna o los intereses propios de esos empresarios hoy cierran el diario, lo que siempre desearon cuando el doctor Aguirre o las investigaciones periodísticas desnudaban a la dictadura con demoledores titulares”.

A inicios de este mes, medios de comunicación a fines al gobierno había reportado y acusado a Ramiro Ortiz, dueño del Grupo Promerica y el Nuevo Diario de integrar una red de lavado de dinero de un cartel de el Salvador.

Dichos medios indicaban que fuentes habían informado que el principal operador de estas actividades ilícitas vinculadas al narcotráfico es el nicaragüense Luis Rivas Anduray, del mismo grupo.

Supuestamente la institución financiera habría colaborado en el lavado de 370 millones de dólares.