fbpx
Lun, Sep 16, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Este no es el primer caso en que simpatizantes y aliados de gobierno cometen crímenes -Imagen de Cortesía

Estas son las palabras de Leonardo Rivas Guevara “Fui secuestrado, robado, ultrajado, violentado mis derechos, violentado mi cuerpo tanto físico, psicológico y sexualmente”, el joven vivió 6 días de tortura a manos de Policías y lo que el cataloga como parapolicias simpatizantes de gobierno.

En un acto cobarde el joven Rivas Guevara fue secuestrado el 10 de junio entre las una y dos de la madrugada, los secuestradores irrumpieron el lugar donde él laboraba y dormía, en Carretera Sur, y lo golpearon hasta dejarlo inconsciente este reaccionó y se dio cuenta que se encontraba en una estación policial. “Fui procesado en el sentido que me tomaron fotos, me entrevistaron, me desnudaron y golpearon en ese lugar. Luego de eso, otra vez estuve inconsciente y cuando recobré el conocimiento estaba en una casa”, relató el joven de 23 años.

Cuarto atroz de tortura

Sin darse cuenta como llegó a esa casa, Rivas Guevara detalló que lo mantuvieron en un cuarto vacío donde había una sola silla e instrumentos de tortura. “Lo mío no fue una detención, fue un secuestro, amenazaron con desaparecerme, vinculándome a la desestabilización y destrucción del país… me estaban haciendo interrogatorios, preguntándome dónde había armas, dónde estaban los muertos y secuestrados”, contó a los medios de comunicación.

Otra manera de tortura que relata Rivas es que los secuestradores durante las sesiones de interrogatorios, le hicieron sonar una grabación con la voz de su mamá y le dijeron que la tenían en la misma casa y que le harían daño si no colaboraba con dar información.

La policía lo "buscaba"

Además de lo vivido por el joven, su familia se encontraba desesperada por lo que recorrieron a la La Policía quién le hizo creer a la familia que investigaban la desaparición del joven, los interrogaron pero nunca les dijeron que lo tuvieron en una celda policial antes de llevarlo a la casa donde lo torturaron.

Con información de Diario Hoy