fbpx
Dom, 07 Junio

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

241c38cd70343964f6cdde2e0a856f7f W1065

Nicaragua 05 de Junio del 2019/El Gobierno de Daniel Ortega ha incrementado en casi en seis por ciento la tarifa eléctrica de los consumidores para afrontar el aumento de las pérdidas eléctricas por menor recaudación en la facturación de la distribuidora, reveló ayer el presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua, César Zamora, quien además alertó de que existe una paralización en las inversiones del sector lo que pone en riesgo la estabilidad eléctrica.

Según datos del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), en el 2018 las pérdidas ascendieron a 19.73 por ciento, mientras que en el 2017 fue de un 18.1 por ciento. Zamora indicó que la distribuidora ha perdido capacidad de recaudación en la facturación eléctrica, lo que estaría afectando las pérdidas comerciales.

En esta entrevista, Zamora revela también que desde que estalló la crisis sociopolítica se frenaron las nuevas inversiones, quedando el país a expensas de las reservas energéticas y parte de esas reservas corresponde a plantas energéticas viejas y obsoletas que están en un plan de retiro.

Además, el riesgo en el sector eléctrico se incrementa por el impacto que puede tener la posible salida de operación de las Alba Generación, tras las sanciones de Estados Unidos a Alba de Nicaragua (Albanisa), al recordar que esas generadoras acaparan el  35 por ciento de la capacidad instalada en el país.

Quizás también te interese

“Si desapareciera Alba Generación el país entraría en una crisis de desabastecimiento energético sin duda alguna”, advierte Zamora, tras explicar detenidamente como se encuentra el sistema eléctrico a un año de la crisis sociopolítica.

¿Cómo se encuentra el sector energético después de la crisis sociopolítica?

En primer lugar, el sistema eléctrico es estratégico para el desarrollo del país, es un sector que está conformado por el 75 por ciento de energía en el sector privado y ahí no incluyo a Albanisa, ellos generan el 20 por ciento y las plantas de Enel el 5 por ciento de la energía. Antes de la crisis teníamos un crecimiento del orden del 3 al 5 por ciento de la demanda y el año pasado terminamos con un crecimiento de tan solo 0.3 por ciento y eso es una reducción sustancial, es una reducción de casi el 4 por ciento de la demanda de los que estaba acostumbrado en el sector.

¿Qué implica esa reducción de la demanda? ¿Qué significa para la economía?

Nosotros al crecer 3 a 5 por ciento (en la demanda de energía) le teníamos que inyectar al sistema para cubrir esa demanda alrededor de 40 megas, el año pasado entró el ingenio Casur (biomasa) con 35 megas y la hidroeléctrica San Martín con 7 mega, con eso se cubre la necesidad de demanda del país, sin embargo ya no hay otro proyecto en ejecución, no hay ningún proyecto nuevo desarrollándose, lo que estamos haciendo ahora es comiéndonos poco a poco la reserva que tenemos, sin embargo este año el crecimiento esperado es de -1 por ciento, es decir que vamos a decrecer para este año.

Además, que el país está en una profunda recesión producto de la crisis, hemos observado que la tarifa eléctrica ha venido incrementando, ¿qué está pasando?

Nosotros hemos visto lo que ha salido en La Gaceta, no nos han estado involucrando en la toma de decisiones, este año la tarifa ha incrementado 5.9 por ciento casi 6 por ciento, ¿qué es lo que lo está provocando eso? que la compañía distribuidora que recogía el 95 por ciento de lo que facturaba, ha estado recogiendo solo el 90 por ciento, hay una reducción de  cinco puntos  en la colecta, es un número enorme, me refiero a que de cada diez dólares que factura nueve le pagan

Es decir que el Gobierno ha aumentado la tarifa para cubrir las pérdidas de la distribuidora.

Para cubrir el no pago de los clientes, que son perdidas comerciales, por eso ha incrementado la tarifa; en el año han incrementado también el búnker (fuel oil), pero se dieron cuando la mayoría de la energía que se generaba era renovable y en las últimas dos semanas el precio del búnker ha bajado un 15 por ciento y eso es una buena noticia, porque a partir de mayo la matriz se invierte generamos aproximadamente 30 por ciento con energía renovable y 70 por ciento de energía es convencional.</p>

Recientemente se aprobó una reforma a la Ley de Hidrocarburos, ¿Qué hubo detrás de esa reformo que sacó a Puma Energy del negocio de la venta de fuel oil?

El año pasado la refinería Puma decidió que iba a generar mejor calidad de diesel para cumplir con normativas internacionales y producto de eso la refinería no puede producir búnker, Nicaragua consume tres millones de fuel oil (o búnker), dos millones de barriles de búnker generaba la refinería y un millón se traía de afuera.

En el 2011 reformaron la ley, donde solo las empresas locales podrían importar el combustible (para vender a los generadores), los generadores no podían importar y Puma se comprometió con traer ese combustible, a finales del año pasado hubo un embarque que venía contaminado por la calidad que tenía, eso ocasionó problemas en los sistemas y este año lo que ha traído Puma, la calidad del producto ha tenido problema y por eso el gobierno decidió abrir el mercado para que cada quien trajera su combustible.

Hay economistas que consideraron que el gobierno quiso quitarle el control a la empresa privada para evitar un boicot en un futuro.

Nosotros nos debemos a la ley del mercado eléctrico nicaragüense, somos respetuosos de eso, todos tenemos licencia para operar y nosotros como Cámara apoyamos 100 por ciento el trabajo del Cosep y creemos a que hay un diálogo con la empresa distribuidora de mantener nuestras operaciones en los niveles y compromiso que tenemos y creemos que no es por ahí, es fundamentalmente un tema que cambio el mercado de combustibles y estamos en una situación delicada porque no teníamos la logística para traer tres millones de barriles de búnker y lo que han hecho las autoridades es abrir el mercado para meterle un poco de competencia a Puma, nosotros como empresa energética tenemos contratos con Puma y nos preocupa la calidad del producto.

Hasta donde tengo entendido el préstamo sigue, se siguen dando los desembolsos, es un préstamo crítico para el desarrollo del mercado eléctrico nicaragüense, recordemos que se ha pasado de 50 por ciento de persona con acceso a electricidad a 91 por ciento y requerimos que las subestaciones estén funcionando.

Pero parte de la condición de ese préstamo era que se hiciera un ajuste gradual al subsidio de la tarifa social  para generar ahorros, pero  vemos que más bien ha incrementado los beneficiarios del subsidio y el gasto se mantiene en los mismos niveles.

860 mil beneficiarios es un número enorme, porque la distribuidora tiene un 1.1 millones de clientes, es una carga enorme para el país y a largo plazo no es viable, va ser muy difícil atraer generación, no hay nuevos proyectos, en tres o cuatro año si no hay crecimiento en inversiones va haber problemas, porque nos estamos comiendo toda la reserva.

Cree que podemos repetir los apagones que vimos en la administración de BolañosNo sé si apagones, pero sí vamos a tener un sistema bastante tensionado porque vamos a tener plantas que ya no debería estar operando, plantas viejas de 50 años.Otra de las condiciones de ese préstamo era que se redujeran las pérdidas energéticas y más bien han incrementado.Sí, hay un incremento porque se ha reducido la capacidad de cobro de la distribuidora y esto incrementó la tarifa para cubrir el no pago.

Uno de los competidores fuertes en el mercado eléctrico nicaragüense son las Alba Generación. Estados Unidos sancionó a la Albanisa, que dueña de esas generadoras, ¿qué está pasando? ¿cómo está funcionando?No tenemos idea, todas las empresas del sector eléctrico nos vemos imposibilitado de tener alguna relación comercial con las plantas (de Alba Generación), es un tema que tendrá que manejar el Estado.

¿Cómo afecta el hecho que estén sancionadas? ¿Qué esperar en caso de que estas salgan del mercado?

Ellos generan alrededor del 20 por ciento de la energía, si desapareciera (las generadoras)  Albanisa el país entraría en una crisis de desabastecimiento energético sin duda alguna y todo va depender de la capacidad financiera que tenga la distribuidora para importar porque en el mercado centroamericano o prepagás o ponés un pago en garantía, yo no sé si la compañía distribuidora tiene esa capacidad de poder importar como lo hace El Salvador o como lo hace Guatemala a México , el sistema es muy frágil sin Albanisa, ellos representa el 35 por ciento de la capacidad instalada y el 20 por ciento de la demanda.

Si no hay nuevos proyectos de energía en el sector, eso quiere decir que no se va cumplir con el plan de expansión.

No se va a cumplir el plan de expansión, lo que a mí me preocupa es el tema de la potencia, Nicaragua requiere de capacidad firme, los ingenio generan nueve meses, pero fuera de zafra ellos tienen capacidad de generar con combustibles alternos, lo que han hecho en Guatemala es generar con carbón y eso también te da estabilidad en los precios.

La Prensa