fbpx
esen
78200aaf1d0b4e9fbc06c3256d4e956c W1065

Empezar a cobrarle cincuenta dólares a cada camión de placa costarricense, en su entrada a Nicaragua a través de Peñas Blancas, llevó a las autoridades ticas a prohibir desde el mediodía de ayer el ingreso de los cabezales nicaragüenses a su territorio.

Solo en las primeras cuatro horas de cierre, del lado de Nicaragua se aglomeraron cerca de doscientos camiones y, según Marvin Altamirano, presidente de la Asociación de Transportistas Nicaragüenses (ATN), el número continuaría en aumento; no obstante, dijo que las autoridades de la DGA no tienen que dar marcha atrás con el cobro al vehículo pesado de Costa Rica por principios de reciprocidad.


“Lo que nosotros hemos hablado con los homólogos nuestros en Costa Rica y que creo que el Gobierno (de Nicaragua) está de acuerdo… es que lo que vos me das eso te doy, si yo pago pagan ellos, si ellos no pagan tampoco pagamos nosotros.

Eso es un tema recíproco, está establecido en los instrumentos jurídicos”, manifestó Altamirano.

Explicó que entre todos los pagos de los transportistas nicas para entrar a Costa Rica suman casi doscientos dólares, mientras Nicaragua apenas empezó a cobrar cincuenta dólares en concepto de declaración de importación temporal de medios de carga.

Marjorie Lizano, directora ejecutiva de la Asociación de Carga Costarricense de Transportistas Unitarios, catalogó de injustas las medidas tomadas por Nicaragua y las llamó violatorias a los acuerdos de comercio y libre tránsito.

Según Asociación de Transportistas Nicaragüense  a diario unos 2,500 cabezales ingresan a nuestro territorio, en tránsito.