fbpx
Jue, 04 Junio

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

814a93cc5e7f7b99c221a76e8c9fad69 W1065

Escuadrones de policías resguardan cada rincón del Sistema Penitenciario La Modelo. Connie Taylor ha llegado de Bluefields a visitar a su hijo, Brandon Lovo, culpado del asesinato del periodista Ángel Gahona.

Bien podría amedrentarse ante la presencia de los uniformados, pero esta madre llena de coraje asegura que no cruza toda Nicaragua para ser débil, al contrario, ya en el penitenciario, aprovecha la estatura que Dios le dio y su fuerte complexión física para imponerse, camina derecha y solo suaviza su semblante cuando llega a la celda donde está su Brandon.

¿Qué le dice usted a su hijo cada vez que lo tiene en sus brazos?

A Brandon yo lo miro cada 21 días, solo me dan dos horas para estar a su lado. Lo primero que sé decirle es que lo extraño muchísimo. Él me dice lo mismo y cómo no, si es un muchachito de 19 años que necesita a su familia. Yo lo toco, lo reviso para saber si está bien, si no lo han golpeado.

Quizás también te interese

¿En alguna de sus visitas ha descubierto que su hijo ha recibido golpes por parte de los policías o de otros reos?

El 21 de febrero que tocó visita lo miré muy bien, no había señas de golpe en ninguna parte de su cuerpo. Pero, a los días, por medio de unas fotos que publicaron en las redes sociales lo miré con su mano izquierda morada e inflamada. Dicen —aún debo investigar— que los golpearon por cantar el himno nacional. Cuando lo mire este 13 de marzo, me aseguraré de que esté bien. Para una madre saber que su hijo está en peligro es muy duro, me pongo a pensar que conmigo mi niño siempre estuvo a salvo y ya no.

Doña Connie, ¿cuál es el último recuerdo que tiene de Brandon a salvo y feliz en el hogar?

Un sábado en la mañanita… él se estaba vistiendo para ir a clases, yo realizaba los quehaceres de la casa. Mientras se vestía, me decía “mama, grabame”, se reía, cantaba. Brandon ama la música, escribe sus propias canciones, las baila. Yo lo grabé. Eso es lo último. Ahora mi niño está encerrado, algo triste, condenado a 23 años de cárcel. Eso me golpea, yo lloro, lloro ante él y a veces por dentro para que no me mire. Con esto de que liberaron a los reos y les dieron casa por cárcel, todos nos ilusionamos mucho.

¿A usted le notificaron que él llagaría a casa? ¿Estuvo esperándole?

Yo recibí una llamada de mi prima ese 2 de marzo. Me dijo que estaban liberando a los reos políticos, entonces yo me alisté para esperarlo, toda la familia nos reunimos en la casa de mi mamá que fue el lugar donde él creció, ahí tenían que llevarlo. Desde las 11:00 de la mañana estuvimos atentos, nos dieron las 12:00 de la medianoche. No pensamos en comida, en nada, solo queríamos verlo. Los vecinos nos acompañaron. Pero fue en vano, no aparecieron. Fue cruel.

 

     Fuente: Periódico Hoy