Foto de canal TN8

La tarde de ayer la Policía Nacional presentó a la señora Delmi Quijano Portocarrero, acusada de ser cómplice de "delincuentes armados" en el departamento de Carazo.

"El pasado 11 de junio del 2018, los sujetos Delmi María Quijano y Carlos Alberto García, cabecillas de tranques armados en Jinotepe, secuestraron a Ernesto Rosales Porras y Reynaldo Rosales Porras, miembros de la Juventud Sandinista; quienes fueron trasladados al colegio San José siendo torturados y además les robaron sus pertenencias", indicó el jefe policial. "Delmi María Quijano Portocarrero, según las investigaciones, facilitaba su casa para ocultar a las víctimas e instigaba a los delincuentes para que los torturaran", continuó el segundo jefe de la DAJ.

Junto a Delmis hay más detenidos los que serán puestos en las próximas horas ante el Ministerio Público para su debido proceso judicial. Por su parte ciudadanos de Jinotepe han manifestado su repudio al arresto de la ciudadana quién fue llevada por civiles a la estación policial en una camioneta Hilux la semana pasada. Vecinos y familiares afirman la inocencia de la acusada quién es la única que cuida a su madre de 88 años quién se encuentra postrada en una silla de ruedas. La comunidad católica también se ha solidarizado con la familia Portocarrero ya que doña Delmis es miembro activo en congregaciones de laciudad.