fbpx
Mar, Sep 17, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Foto: Alberto Cano

Nadie lo conoce por su verdadero nombre, tampoco saben que fue estrella en el 73 en la liga "Esperanza y Reconstrucción" cuando el béisbol se dividió, Mag Padilla, por un lado y en la otra acera, el de gratos recuerdos, don Carlos García. Era pesado, al bate y Mario Salinas "Huevito", junto al profesor, Oscar Barrante, lo bautizaron como hoy todo el mundo lo conoce "Sope-Chote, sopa de chote".

Y es que el hombre, era terrible a la sopa de caracolito que era común encontrar en los ríos de La Conquista, y al que se le atribuyen poderosas funciones y vitalidad, de ahí que los jonrones de Ramos Hernández, que hacían estremecer las tribunas, solo se explicaban con su adicción al revitalizante llamado "Chote".

Fue también, fundador de la Policía Nacional, oficial del EPS, y aunque de pronto se pega sus desertadas, dice que morirá siendo "Rojinegro". Les presento a sope-chote, o sopa de chote.

Alberto Cano Esteban