fbpx
Jue, Oct 17, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

El Fondo Monetario Internacional (FMI) reiteró que si bien el crecimiento económico de Nicaragua será “robusto”, a mediano plazo es “imprescindible abordar la sostenibilidad financiera” del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS).

También, la misión del Fondo insistió en que se deben reducir las exoneraciones y exenciones para crear mayores espacios fiscales en momentos que existen elevados riesgos de choques internacionales.

Gerardo Peraza, jefe de la misión técnica que visitó Nicaragua durante una semana, sostuvo que el reto de Nicaragua es “mantener un crecimiento fuerte, sostenible e inclusivo en el contexto de mayor incertidumbre respecto al comercio y la actividad económica global”.

Ante la incertidumbre internacional, el funcionario del Fondo señaló que es necesario fortalecer las finanzas públicas, cuyo déficit consolidado del sector público se situará este año en 3.1 por ciento del Producto Interno Bruto, “debido principalmente a un mayor gasto en pensiones y en inversiones en el Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), a los gastos relacionados con la organización de las elecciones y a una fuerte inversión en infraestructura”.

“Nicaragua necesita continuar fortaleciendo sus finanzas públicas mediante la creación de espacios fiscales, incluyendo la reducción de exoneraciones impositivas y los componentes menos focalizados de los subsidios eléctricos. Asimismo, es imprescindible abordar la sostenibilidad financiera del INSS”, afirmó Peraza.

Las estimaciones del gobierno apuntan a que por cuarto año consecutivo las finanzas de la Seguridad Social terminarán con un déficit superior a los mil millones de córdobas, lo que ejercerá presión sobre las finanzas públicas.

Lea también: Preocupación por finanzas del INSS

El Nica Act también es una amenaza

Fernando Delgado, nuevo jefe de misión del Fondo Monetario Internacional para Nicaragua, admitió que uno de los factores de riesgos externos para Nicaragua el próximo año, además de los bajos precios de las materias primas, es el denominado proyecto de Ley Nica Act, así como la política externa de Estados Unidos ahora con la administración Trump.

Al referirse a los factores externos que pueden dañar la economía de Nicaragua, Delgado mencionó entre ellas las políticas de las naciones que inciden en el país. “Estados Unidos es uno de ellos, no solamente referido al Nica Act, sino en general (sobre) cuál va a ser la política de Estados Unidos que puede afectar aspectos como las remesas de los migrantes, el comercio internacional, el costo de la deuda internacional, pueden afectar de muchísimas formas a la economía nicaragüense”, afirmó ante medios de comunicación.

Crecimiento sólido

El Fondo Monetario Internacional estima que el Producto Interno Bruto crecerá este año 4.7 por ciento impulsado principalmente por “la fuerte producción agrícola y actividad comercial”, según citó el organismo en un comunicado emitido desde Washington.

El Gobierno de Nicaragua mantiene la meta de crecimiento del PIB entre 4.5 y 5 por ciento.

En el caso de la inflación, el FMI considera que debido a los bajos precios de los alimentos y otros productos básicos, este indicador cerrará por debajo del cuatro por ciento.

Peraza afirmó que “a pesar de una menor factura petrolera, se espera que la cuenta corriente externa se deteriore debido a la debilidad de la demanda externa y a la reducción de los precios de algunas exportaciones clave. Se proyecta que las reservas internacionales brutas se mantengan estables en torno a 4 meses de importaciones (excluyendo zonas francas)”.

En el caso del sistema financiero, donde el FMI había hecho recomendaciones en visitas anteriores, Peraza dijo que este “parece ser sólido, a pesar del fuerte crecimiento crediticio, con tasas de adecuación de capital que se mantienen por encima del nivel regulatorio y la morosidad permanece reducida”.

Aún así, Peraza dijo que en “un contexto de decreciente financiamiento concesional, en adelante sería importante mejorar la resistencia del sistema financiero nacional y profundizar los mercados financieros nacionales. Estos esfuerzos deben ser acompañados por el fortalecimiento de la independencia y del balance del Banco Central. Sería deseable la introducción de herramientas macroprudenciales que fortalezcan el sistema financiero”.

Fortalecer registros estadísticos

Además, el Fondo Monetario Internacional insistió al Banco Central de Nicaragua en la necesidad de fortalecer el registro de las estadísticas públicas.

“Profundizar en el fortalecimiento del marco estadístico es crucial para mejorar la gestión macroeconómica. Se necesitan esfuerzos adicionales para continuar fortaleciendo la precisión y consistencia de los registros de las cuentas nacionales y externas, así como las estadísticas fiscales y los informes sobre deuda pública”, dijo Gerardo Peraza, jefe de misión del FMI para Nicaragua.

Por: La Prensa.