La problemática del Mercado marca una mala gestión municipal.

Ya se dio el traslado y regresar no es una opción, pero para eso se tiene que tener un plan, no se puede tener dos mercados y favorecer a un grupo en detrimento de otro solo porque son más poderosos, el problema es de subsistencia, económico, los grandes distribuidores del centro de Jinotepe se han resistido a que la terminal se traslade al mercado nuevo y eso es el punto de discordia, resulta que la clientela que diario viaja a Jinotepe a comparar se ha quedado en el centro de Jinotepe ya que la terminal está en el centro, y ahora los comerciantes formales, venden productos similares a los que le mercado tenía en sus locales, no existe razón para ir al mercado nuevo a comprar, sale más caro y además muy largo, todo se consigue en el centro de Jinotepe en los nuevos puestos establecidos por el comercio formal, esta es la razón que se oponen a que la terminal se traslade al mercado nuevo, es negocio para ellos en detrimento de los comerciantes del mercado nuevo, para el colmo el parqueo del nuevo mercado es pagado.

La estructura arquitectónica fue destruida por el desorden con se trasladó el mercado, no existía un plan, solo una orden, que se muden, cómo?, no importa, que se cumpla, de repente faltaron lugares, el sistema de drenaje falló con las lluvias y se inunda, la terminal no se trasladó, no existe lugar de parqueo, se está construyendo en desorden al rededor del mercado, lo que prometía ser un mercado ordenado es todo un chinamo, el tratar de quedar bien con Dios y con el diablo no ha funcionado, los dos están descontentos, y el caos esta retornado a la ciudad.

Es urgente pues que la terminal se traslade al mercado nuevo, designar un área para taxis y amplié la zona de parqueo, se incremente la vigilancia municipal, se ordenen las construcciones que están proliferando en el nuevo mercado, la alcandía tiene que buscar un plan para que el comercio no se degenere y la clientela, el tesoro más preciado de un mercado, no se traslade a Diriamba como en efecto ya lo está haciendo.

En Ocotal, paso algo similar y el comandante ordeno que los dejaran en paz, a los comerciantes y murió todo, al final dos mercados, igual está pasando en león.

La solución la tiene la Alcaldía.

{jcomments on}