fbpx
Mar, Sep 17, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Desde la medianoche, en el parque La Reforma de la ciudad de Masaya, inicia el ruido de motores de camionetas, el vaivén de bultos, el grito de comerciantes, el acarreo de elotes, situación que es diaria porque el descargue es agitado.

Una vez caída la mañana, este parque se ve invadido por comerciantes que venden elotes. La zona ha sido ocupada para ejercer este comercio porque el mercado municipal Ernesto Fernández, se encuentra a escasos metros.

Algunos pobladores consultados comentaron que dicha situación debe de ser controlada porque es posible que poco a poco el mercado se puede ir “comiendo” el barrio La Reforma. Sergio Rosales, concejal del PLI en Masaya, lamentó que el desorden no solo se realice en dicho parque, sino también en otros lugares que son de recreación para la población, como por ejemplo el parque central, en donde los espacios son ocupados por ventas informales. “Nosotros como bancada ya hemos señalado ese problema, sin embargo Johana Molina es la funcionaria de la alcaldía responsable de los parques y debería de responder por esa problemática. En el caso de la Intendencia debe de regular el mercado y pues creo que el alcalde (el orteguista Orlando Noguera) está fallando en ese aspecto. Esto se puede convertir como el mercado Oriental y pues creo que la población debe de ejercer un poco más de presión para no quedarse sin calle”, puntualizó Rosales.Prohibido

Zacarías Flores, comerciante de elotes, manifestó que ellos se ubicaron en ese parque porque no tienen acceso a las calles aledañas al mercado, porque se están haciendo reparaciones. “Tenemos nuestros tramos más allá, pero no hay acceso y yo tengo hijos que mantener, entonces tengo que venir aquí a vender, no hay incomodidad, nosotros pagamos para que quede limpio e impecable este lugar”, añadió. Allan Gutiérrez, vocero de la Alcaldía de Masaya, reiteró que nadie está autorizado a vender en los parques, áreas verdes y calles porque así está establecido en una ordenanza municipal y es posible que los comerciantes de elotes no tengan acceso al lugar donde normalmente venden porque la calle se está reparando.

Noel Amílcar Gallegos La Prensa