fbpx
Mié, 25 Noviembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Nacionales

Padre Zamora será el próximo obispo de la diócesis de Chontales

El padre Raúl Zamora, párroco de la Iglesia de la Divina Providencia de Managua, será el nuevo obispo de la Diócesis de Chontales, como lo adelantamos el pasado 23 de diciembre.

Desde mediados del pasado mes, en círculos de la Iglesia Católica se comentó que uno de los candidatos más fuertes para asumir la diócesis de Chontales es el padre Raúl Antonio Zamora Guerra, cuya labor salvando vidas de estudiantes, manifestantes, periodistas extranjeros y jóvenes en la Divina Misericordia mereció reconocimientos internacionales.

De 46 años, el párroco del emblemático templo emergió del ataque de la Policía y parapolicías contra los estudiantes atrincherados en la UNAN Managua como un “héroe de la fe”, la designación que le dio el Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, el 26 de julio de 2019, cuando coincidieron en una cumbre sobre libertad religiosa, celebrada en Washington, D.C.

El padre Zamora fue el protagonista que evitó la muerte de los estudiantes, evacuados de las barricadas atacadas inmisericordemente por los armados del FSLN, la noche del 14 de julio de 2018.

El padre Zamora Guerra era el más para ser designado por el Papa Francisco para la diócesis chontaleña que sigue en manos de un administrador, el padre Raúl Oporta, luego de que Monseñor Sócrates René Sándigo fue trasladado a la diócesis de León, el pasado mes de agosto, tras el retiro de Monseñor Bosco María Vivas Robelo.

La iglesia se ha adelantado a la probable decisión del Papa Francisco advirtiendo que un sacerdote y no solo un monseñor puede asumir una diócesis.

“Héroe de la fe”

El vicepresidente de EE.UU., Mike Pence, acusó el 26 de julio del 2018 al presidente Daniel Ortega de librar una “guerra” contra la Iglesia católica por su papel de mediadora en el diálogo nacional, de denuncia y refugio a los manifestantes perseguidos.

“En Nicaragua, el Gobierno del presidente Ortega está virtualmente librando una guerra contra la Iglesia católica”, dijo Pence en una ceremonia en el Departamento de Estado, escenario de una cumbre sobre libertad religiosa con la participación de más de 80 representantes de Gobiernos de todo el mundo.

Quizás también te interese

El vicepresidente alabó la labor de la Iglesia católica en el diálogo nacional y criticó los ataques contra los obispos por parte de los parapolicías que actúan con el consentimiento de la Policía Nacional, según lo documentó en esos días la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

“Muchedumbres respaldadas por la Policía, armadas con machetes e incluso con armas pesadas han atacado parroquias y propiedades eclesiásticas. La policía ha agredido físicamente a obispos y sacerdotes”, afirmó Pence.

El vicepresidente sorprendió a la audiencia y a la sociedad nicaragüense haciendo un reconocimiento inusual al padre Raúl Zamora, que se encontraba en el público y al que llamó “héroe de la fe” por haber refugiado en su parroquia de la Divina Misericordia a los estudiantes que huían de la represión en la Universidad Nacional de Nicaragua (UNAN).

“Déjeme decirle padre, nuestras oraciones están con usted y el pueblo de Estados Unidos está con usted por su libertad religiosa y por la libertad en Nicaragua”, subrayó Pence.

En un mensaje en Twitter, el vicemandatario agregó a sus críticas: “La lista de violadores de la libertad religiosa es larga. Sus crímenes y opresiones abarcan todo el mundo. Aquí en nuestro propio hemisferio, en Nicaragua, el gobierno de Daniel Ortega virtualmente está librando una guerra contra la Iglesia Católica”.

“Obispos y sacerdotes han sido físicamente atacados por la policía”, afirmó Pence.

El gobierno de Estados Unidos ha rechazado las acusaciones de Ortega contra los obispos de la Conferencia Episcopal de Nicaragua a quienes sigue llamando “golpistas”.

USAID: “No podemos ser indiferentes”

Esta reunión sobre libertad religiosa fue la primera organizada por un gobierno estadounidense, y tuvo como objetivo respaldar la tarea de la Iglesia como mediadora imparcial en el diálogo entre el régimen sandinista y la Alianza Cívica.

En la cita, Mark Green, director de la Agencia Estadounidense para el Desarrollo Internacional (Usaid), habló de la persecución que han sufrido algunos religiosos y citó las declaraciones del obispo auxiliar de Managua, Silvio Báez, quien afirmó que Ortega ha atravesado “el límite de lo inhumano y de lo inmoral”.

“Tiene razón. No podemos ser indiferentes y no debemos ser indiferentes, especialmente porque creemos en la libertad religiosa”, destacó Green ante un auditorio repleto de representantes de diferentes países y miembros de organizaciones internacionales como la ONU o la Unión Europea (UE).

El ataque contra Iglesia Divina Misericordia ha sido el más despiadado lanzado por el régimen de Ortega contra los templos católicos. El padre Eric Alvarado Cole, vicario, dijo días después: “Al reparar el techo de la Parroquia Divina Misericordia, se sellaron alrededor de 130 agujeros de bala. La Misericordia de Dios es grande, pues pudieron haber muerto muchas personas. Gracias, Señor porque tu recibiste las balas por nosotros”.

Informacion Trinchera de la Noticia 

1000 Characters left