Farándula

El boom de las barberías como medio de sobrevivencia

Pin It

Las cuchillas, tijeras, máquina de cortar, peines, secadoras y la capa, son algunos de los elementos que acompañan en su día a día a Enmanuel Traña y Amilcar García Villalobos, dos diriambinos, que a través de la barbería han encontrado un medio para sobrevivir y sacar adelante a sus familias. 

En el 2006, bajo el nombre de Barbería Amilcar’s Styles, este joven inauguró con muchas expectativas su local, cuando eran “contadas” las barberías, hoy las cosas pintan diferente. Este negocio se ha proliferado por cada rincón del país. 

Cuenta que fue en el año 2001, en la barbería de don Carlos que dio sus primeros “tijerazos”. “Ahí estaba también su hijo, que también es barbero y un primo mío, en él me enfoqué bastante, al inicio tenía temor de agarrar la tijera y la máquina, pero ya cuando comencé a trabajar, le agarré más rápido”.

Relata que desde pequeño practicaba con sus primos y familiares y ya trabajando con otras personas sentía menos miedo, pues estaba familiarizado con los instrumentos. 

“Aun así algunos clientes no se dejaban atender de mí, con el tiempo vieron mis habilidades y gracias a Dios tuve aceptación y de ahí vine agarrando una cantidad de clientes que me respaldan. Una de las cosas que tengo, es que, para adquirir un cliente, tenés que hacerte amigo de esa persona, porque al tener un amigo, él siempre te va a visitar, por tener la confianza y la comodidad de sentirse atendido por uno”, añade este Ingeniero en Sistema de profesión, quien gracias a este negocio logró pagar sus estudios. 

Una frase que representa a Amilcar, de 39 años y que comparte en esta ocasión, es que “si uno se enfoca en la atención al cliente a un cien por ciento ese cliente va a recordar siempre eso y siempre va a volver a tu barbería”.

Días buenos, días malos

García Villalobos, asegura que la temporada está algo baja ahorita porque acaban de pasar las marchas y el desfile patrio. Entre las temporadas fuertes menciona del 15 de noviembre hasta el 07 de diciembre.

“De ahí en todo diciembre hay clientes porque pagan los aguinaldos y la gente hasta se rasura semanalmente, luego en enero también porque aquí en Diriamba están todas las fiestas patronales de San Sebastián, y tenemos afluencia de clientes y en febrero buenísimo también por el regreso a clases, incluso una parte de marzo y en Semana Santa porque la gente va a los bacanales”, refiere.

 

Este barbero e ingeniero, menciona que no puede medir la cantidad de clientes diario, ya que a como hay días buenos, hay días malos. “Normalmente en días palmados recibimos 8 clientes y en días buenos, bien me puedo rasurar de 40 a 45 clientes, un sábado por ejemplo”.

Considera que el auge de las barberías es fuerte. “Porque ha venido a ser el sustento de varias personas, digamos que hay gente que no tienen la capacidad de poner un buen negocio de barbería y así surgen muchas en los barrios, con eso se defienden y se consigue para la comida, en el caso de nosotros cuando ya tenemos un negocio establecido por más de 16 años, la cosa es diferente porque uno es conocido…”, expresa García Villalobos. 

Varios barberos, a quienes este diriambino transmitió sus conocimientos, tienen negocios propios, cerca de donde está ubicada su barbería, “pero gracias a Dios, Él da para todos, la otra situación es que el cliente fiel siempre va a tu negocio, nunca te abandona, puede haber mil barberías a tu alrededor, pero siempre va a estar la clientela con uno…”, dice García Villalobos, quien es especialista en cortes clásicos y modernos, para ello constantemente se está actualizando con las tendencias. 

 

“La mayoría de cortes son enfocados en modelos, cantantes, estrellas del deporte, pero el que más está llamando la atención son los cortes sombreados que crean un doble tono o efecto en la piel del cráneo”, finaliza el experto de las tijeras. Si desea visitarlo su negocio está ubicado al costado oeste del mercado municipal de Diriamba.

La Barbería Manolo

Gracias a un amigo de infancia que es barbero y quien le enseñó a cortar cabello, hoy Enmanuel Traña es uno de los barberos más conocidos en el municipio de Diriamba.

Al consultarle cómo está el crecimiento de negocios en su zona y cuáles son las temporadas más altas, menciona que ha subido una barbaridad, “por ejemplo aquí cerca de mi negocio en un rango de 400 metros hay 11 barberías, justo ahora está baja la demanda, las temporadas buenas son en diciembre, enero y febrero, luego en Semana Santa sube otra vez y luego en septiembre”, indica.

A su negocio a diario pueden llegar unos 40 clientes, ya sea a depilarse las cejas, cortarse la barba, el cabello, pedir diseño de rayas, aplicación de mascarilla en el rostro, entre otros.

Pero… ¿Qué es lo que hace diferente su negocio del resto de barberías? Enmanuel menciona que la interacción barbero-cliente es de amigos, no necesariamente cliente-barbero, “somos como hermanos y el esmero en cada corte es único”, manifiesta el joven que gracias a este negocio emplea a dos personas. 

Una anécdota que nunca olvida, y que le parece muy bonita, “es cuando le corté el cabello a un señor que tenía como 5 años de no ver a su hijo que estaba en Estados Unidos, resulta que cuando lo estaba atendiendo llegó también su hijo, estaba recién llegando a Nicaragua y quería cortarse el pelo antes de ir donde sus papás, y ahí se encontraron, fue un momento muy emotivo, un bonito recuerdo”, relata. 

Por si desea darse una vuelta por su negocio, su barbería se llama Manolo y está ubicada en el costado sur del Mercado Municipal de Diriamba.

En la mayoría de los salones, los clientes son atendidos por el mismo propietario y un ayudante. Solo un reducido número de estos establecimientos tiene la capacidad de emplear a más de cinco personas.

¿Emprendimiento o economía de subsistencia?

Para el sociólogo Luis Gustavo Murillo, el nivel de desempleo es una perturbación del sistema económico, en donde el principal factor de producción, -lo que es el recurso humano-, queda sin trabajo principalmente formal.

“En el caso de Nicaragua estos niveles de desempleo se han venido dando, cuando se dan principalmente las crisis, las últimas tres han sido cuando se dio el plan de compactación a finales de la década de los años 80, cuando se dio el plan de movilidad laboral en la década de los 90 y a partir de la crisis del año 2018, entonces”, refiere.

A la vez se pregunta ¿cuál es el efecto? “El efecto es que es un desperdicio el principal factor de producción, como es el recurso humano o las personas que no están generando riquezas y no es porque no quieran, sino porque el mismo sistema económico, con sus periodos de crisis, crea baches o problemas de una falta de capacidad productiva'', reitera.

“En el caso de Nicaragua, las estadísticas nosotros la podríamos visualizar desde dos puntos de vistas: Uno, desde el punto de vista formal , y el principal indicador es el nivel de personas que están cotizando al INSS, que supuestamente han dejado de cotizar cerca de 250 Mil personas, y otro es el sector total o informal, que según los últimos datos no oficiales que establece la oposición, que se dieron niveles de desempleo de más de medio millón de personas, lógicamente ésto tiene un impacto económico porque se deja de generar riquezas, tiene un impacto en la familia porque no tienen ingresos. Las alternativas son: migrar, que ya se está viendo ésto, meterse al sector informal de subsistencia o bien optar  un tipo de emprendimiento, el problema es que se confunda el nivel de emprendimiento con el nivel de subsistencia”, aclara.

Así mismo detalla que cuando hay una economía de subsistencia es producto de que las personas quedan en el desempleo y buscan cómo sobrevivir de cualquier manera en el sector informal, “pero cuando se habla de emprendimiento es porque hay un segmento de la población económicamente activa, que mira una oportunidad y comienza a crear algo nuevo y lo hace exitoso en el mediano y en largo plazo, ésto es prácticamente un problema que se ha generado desde los diferentes gobiernos que han vendido el emprendimiento, cuando lo que hay es economía de subsistencia”, resalta el especialista.

Murillo explica que las personas, cuando hay un periodo de economías de crisis, comienzan a llenar el mercado con algunas actividades económicas, “por ejemplo la venta de pollos asados en las vías públicas que ahora se ha proliferado o las barberías o salones de bellezas, o vemos la cantidad de personas ambulantes que andan vendiendo frutas y verduras, etc, sí es una alternativa, pero la persona está más forzada a realizar una actividad económica que no necesariamente es un emprendimiento”.

Entre los consejos para las personas que se lanzan a emprender, o economía de subsistencia, es crear algo diferente “de tal manera que haya algunos valores agregados como la atención al cliente, la amabilidad y crear un elemento bastante diferenciador que de una u otra manera los distinga y pueda, en este caso, acumular una determinada cantidad de recursos, reinvertir y hacer crecer el negocio, es decir, el emprendimiento no les va a dar frutos de la noche a la mañana, pero tiene que ser bien pensado, bien analizado y apostar como un proyecto de vida en el mediano y en el largo plazo, yo he conocido muchas personas que tienen tiempos malos y buenos, pero se esfuerzan por salir adelante y logran ese nivel de éxito”, detalla.

Dirección
Stereo Romance
Del parque los chocoyitos
2 1/2 cuadra abajo
Jinotepe, Carazo
Nicaragua CP:: 45000
Teléfonos
Whatsapp: +505-8845-5010
PBX: +505-2532-0871
Servicios
Publicidad Radial
Unidad móvil
Campañas BTL
Edecanes
Producción Radial
Aliados