fbpx
Dom, Sep 22, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Imagen de periódico La Nación

Empujados por la situación que afecta Nicaragua, los jugadores del equipo centenario Diriangén, han tenido que dejar el país para seguir jugando al fútbol.

El reconocido equipo que es el actual campeón ha dejado la patria para afrontar la Liga Concacaf, torneo que empieza esta semana.

Los nicaragüenses se enfrentan este miércoles al Universitario de Panamá, en el juego de ida de los octavos de final del torneo del área, y tomaron el Estadio Eladio Rosabal Cordero ubicado en Heredia Costa Rica, como su casa para este certamen.

En declaraciones al diario La Nación de Costa Rica Sergio Salazar, gerente administrativo del equipo expresó: “Primeramente cuando clasificamos y somos campeones, el título 27, en ese momento estaba intransitable por las protestas y muchos problemas en el país en las formas de protesta de huelga. No se podía jugar. Concacaf vino, analizó la situación y nos pasaron un comunicado donde nos hacían saber que los partidos de local los teníamos que jugar fuera de Nicaragua”.

La Concacaf le indicó a la dirigencia de los Caciques que en caso de avanzar a los cuartos de final también jugarán fuera de su país por razones de seguridad y para una eventual semifinal se analizaría el momento del país.