fbpx
Vie, 25 Septiembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Deportes

Barcelona

La historia del Fútbol Club Barcelona se vio sacudida por el Bayer Múnich, que le propinó la goleada más grande de su historia en Europa y sacudió los cimientos de lo que es hoy el club.


Si vemos el partido, al minuto 4, el Bayer dio una campana con la anotación de Thomas Müller, sin embargo, la suerte parecía sonreírle al Barcelona con el autogol de David Alaba, tan solo 3 minutos después.
Hasta ese momento, todo iba bien, acorde al gran duelo que el mundo imaginaba, pero al 21 vino el segundo signo de alarma con gol de Perisic, y luego al 27 Gnabry apuntilló y Müller al 31 puso el 4-1.

Con tres goles de diferencia se pensó que aún había partido para un Barcelona que cuenta con un arma letal llamada Leo Messi, pero su estrella no brilló, sin embargo, Luis Suárez les devolvió la ilusión al 57, para dejarlos a dos goles del empate, pero la paridad nunca llegó, pues la catástrofe cayó sobre el Barca.
Kimmich, Lewandowski y Coutinho se encargaron de minimizar al equipo y de poner los ojos del mundo en el team que dejó en evidencia la crisis que está viviendo.

Su defensiva se mostró desarticulada por completo, no hubo un planteamiento táctico definido y simple y llanamente, la ofensiva no carburó.

¿Qué viene ahora?

La crisis económica que atraviesa el Barcelona es un secreto a voces, no hay estabilidad para ningún jugador, pues al no contar con los recursos económicos necesarios, están negociando jugadores y cambiándolos por fichas no solo de menor valor económico, sino también, en muchos casos, con habilidades inferiores.

El equipo está pasando la crisis más grande de sus últimos años y después del partido, un grupo de seguidores se reunió en la puerta de entrada del hotel Sheraton de Lisboa para mostrar su indignación a la imagen ofrecida por los jugadores, según reporta AS.

Entre los jugadores más atacados están Suárez, Semedo, Griezmann y Rakitic, pero definitivamente Quique Setién es el que se llevó la peor parte.
El reto es mayúsculo para los directivos del equipo barcelonés, pues su plantel está entrado en años pero no se vislumbra que tengan recursos para renovarlo con jugadores de calidad.