MASAYA

Artesanos de Masayas, manos que crean tradición en diciembre

Pin It

Las manos de Marco Latino trabajan con fluidez y premura  a la vez, maneja la sierra con total naturalidad, ahí en el patio de su casa, Latino corta los trozos de madera que ocupará para elaborar las famosas y ruidosas matracas, muy populares en la epoca dicembrina en Nicaragua, sobretodo en la festividades de la "griteria", como se le conoce en el país, en la cual se le canta a la Madre de Jesús.

En el pequeño taller de Marcos Latino, cobijado por la llanura y un clima fresco, todos los miembros de esta familia están apurados porque la temporada de la Purísima y Navidad está a la “vuelta de la esquina”, como reza un popular dicho nicaragüense. 

Masaya se caracteriza por tener gente de manos laboriosas que en esta temporada se dedican a elaborar todos los productos nacionales alusivos a las festividades de cierre de año, que son repartidos en los novenarios de la Purísima y el Niño Dios. 

En el taller de Latino, la especialidad es la elaboración de las famosas matracas, que aún se resisten a desaparecer a pesar de la avalancha de juguetes sofisticados hechos de otros materiales y que son traídos desde el extranjero. Sin embargo, en este pequeño rincón de Nicaragua aún se conserva esta vieja tradición.


“Nosotros tenemos unos 35 años de dedicarnos a este trabajo, mis abuelitos comenzaron, luego mi papá y de ahí hemos heredado este oficio. Antes elaborábamos otros productos, pero ahora solo nos quedamos con las matracas. La principal problemática que tenemos ahorita es que los clavos están caros y con la madera las dificultades son por la Policía y el Marena que mucho nos molestan, pero gracias a Dios hemos estado vendiendo. A pesar de la pandemia (del Covid 19), pensábamos que íbamos a estar mal, pero se ha estado vendiendo. La gente no ha dejado de comprar estos productos tradicionales”, dijo Latino.

Canastitas de doña Bernabé

Doña Bernabé Muñoz, monimboseña de 93 años, tiene manos prodigiosas, canastitas maravillosas van surgiendo de sus dedos, mientras sus nietos le ayudan a elaborarlas. Si en muchas griterías o Purísimas usted ha visto canastitas de palma multicolor que llevan gofios y demás dulces, seguramente alguna de ellas es parte de la creación de esta señora,   quien junto a su familia mantienen viva esta hermosa tradición indígena.


Aunque sus nietos le han dicho que es tiempo de descansar, esta nonagenaria artesana se resiste a dejar de trabajar. “Tengo muchos años que soy artesana, elaboro canastitas típicas y trenzas para cintas de indios. Todo el mundo me conoce porque tengo 30 años de trabajar en esto. La gente todavía nos compra estos productos y todavía llega enero y vendemos las trenzas porque es  comercial, no solo por un periodo”, explicó la señora.

Se recuperaron a pesar de la crisis sanitaria


En la casa de doña Bernabé, como es conocida en Monimbó, el año pasado la situación estuvo bastante complicada económicamente a causa de la pandemia del Covid 19, pues vieron reducidas sus ventas al mínimo.


“La pasamos mal, porque todo mi material lo fui “matar al fiado”, se devaluó, pero este año sí nos ha ido mejor, porque le doy gracias a Dios que ya vendí, hay negocio y sigo trabajando porque quiero salir en procesión con la Virgen el último día de la novena. Sigo trabajando hasta que Dios me quite la vida”, indicó la abuelita.

Los caballitos que se resisten a morir


Los famosos caballitos de madera pintados de amarillo, ya están listos en la casa de Antonio García en Monimbó, pues todos los días desde tempranas horas inicia la jornada de elaboración y distribución de estos juguetes infantiles que por décadas han llenando de alegría a muchos niños nicaragüenses.

“Este taller tiene 12 años de existencia y quien me dejó este legado fue mi mamá, que ya descansa en paz. Nosotros elaboramos caballitos de madera, palomitas, carritos, chinitos de muñeca, carrusel entre otros estilos. Para esta temporada decembrina, (estos juguetes) se reparten en la Gritería y en las Purísimas y la demanda se mejora”, refiere el artesano.


Sin apoyo estatal 


Asegura que las diferentes instituciones estatales no les apoyan con la compra de estos productos elaborados principalmente en Monimbó, porque “el Gobierno (de Nicaragua) apoya solo a su gente, a los que ellos miran conveniente ayudarles. Yo les hago un llamado a la población nicaragüense a que consumamos lo nuestro, que mantengamos viva nuestra cultura, nuestras tradiciones, porque los caballitos (de madera) es lo tradicional para repartir en las Purísima”, subrayó García.


Mencionó que en la actualidad muchas personas están sin un trabajo formal y tienen que buscar vacantes en algunos talleres artesanales para poder llevar el sustento a sus familias y por eso es importante apoyar a la micro y mediana empresa. 


“Hay jóvenes que están en  el desempleo, pero en los talleres les damos oportunidades, aunque actualmente en el país todo está decaído, pero con estos trabajos se mejora la situación tanto del artesano como del empleador”, sostiene el artesano monimboseño.

Stereo Romance Del parque los chocoyitos 2 1/2 cuadra abajo Jinotepe, Carazo Nicaragua CP:: 45000
+505-2532-0871 +505-8845-5010 [email protected]
Whatsapp +505-8845-5010
PBX +505-2532-0871