fbpx
Jue, 29 Octubre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Thomas López Jiménez

Con una mirada tenaz y gran dedicación, don Tomás López Jiménez inicia a tejer uno de los bolsos típicos que aprendió a elaborar hace 15 años, de las manos de su padre, luego de haber pasado a la acera del desempleo.

A sus 78 años es uno de los artesanos de tejido en manila que con facilidad se encuentra en el barrio San Juan, de la ciudad de Masaya. Los coloridos y creativos bolsos de manila sobresalen por la calidad y sutilidad que el septuagenario estampa en cada uno de ellos, además explicó que tarda menos de dos días en elaborar cada bolso.

manila-teje.jpg"Yo los hago de mi propia creación, por ejemplo, lo último que estamos haciendo es un bolso tipo mochila, la diferencia de los precios es la calidad que imprimimos.

La otra cosa es que como es un producto que lleva mucha calidad, no son tantas las ganancias. Un bolso tarda aproximadamente un día y medio en estar listo", explicó el artesano.

Aunque vende sus bolsos de manila y macramé a dos comerciantes del sector típico del mercado municipal de Masaya, prefiere venderlos directamente al cliente, sin intermediario, ya que por lo general el comerciante paga poco por este arte para revenderlo a un precio más alto.

Quizás te interese: Alicia García Dubón, la reina del tejido en San Marcos

"Lo que hace la gente es pedirte el precio, te pide el precio y si está por sobre el precio de la competencia, te ofrecen pagar ese precio o más bajo todavía. Un ejemplo una vez llegué con uno de esos bolsos y me preguntaron cuánto cuesta, le dije 190 y me dijeron ah... aquí viene a 100, 110 y a veces menos de cien, entonces no voy al mercado, entonces la gente que conoce y da referencia del trabajo es la gente que nos busca", aseguró don Tomás.

Antes de dedicar los últimos años de su vida a la elaboración de bolsos de manila, este artesano paso varias décadas dedicado al magisterio, vocación que no continúo por participar en una marcha contra el dictador Somoza, entonces emprendió el trabajo de la zapatería que le resultó muy rentable, hasta que este rubro se vino a pique.

bolsos-artesania-masaya.jpg

Quizás también te interese

Pero estos altibajos de la vida no lo limitaron a trabajar, por lo que agarró una caja y se puso a lustrar, hasta que emprendió el arte del tejido. Hoy en día es un ejemplo de trabajo y de que no hay edad que apague el espíritu de trabajar dignamente.

Siempre hay que trabajar

"Soy, tal vez, un ejemplo como poco para los jóvenes y hay personas que me dicen para qué trabajas, tu hijos ya están viejos, ellos te tienen que mantener, y no es cierto, uno mientras pueda uno debe de trabajar.

Otro ejemplo, qué haces dice la gente, los hombres sobretodo no hay en qué trabajar, como no, sí hay en que trabajar, lo que pasa es que no ponen su ingenio", aseveró. Los precios de los bolsos oscilan entre 150 y 300 córdobas, dependiendo del tamaño, precio que podría variar si desean personalizar con nombres los encargos.

Don Tomás reinició a elaborar estos bolsos típicos hace unos tres meses, pues suspendió labores a raíz de la crisis sociopolítica y económica de abril 2018, además por la pandemia del Covid-19.

Su hija y nieta ayudan en el negocio de su "papito", como llaman de cariño al artesano, que, además de tejer los bolsos, también elabora hamacas para recién nacidos, unipersonales y familiares, sillas perezosas y alfombras. Su nieta es quien a través de Facebook promueve sus artesanías, ya que no cuenta con ningún apoyo para obtener un módulo en el mercado de Las Artesanías de Masaya, que es uno de sus anhelos.

1000 Characters left


Subscribe Font/Button