fbpx
Jueves, Agosto 06, 2020

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

El artesano Carlos Salazar/imagen de Elvin Daniel Martínez

San Juan de Oriente es el municipio más pequeño del departamento de Masaya. Sus calles son el escenario de numerosos talleres de artesanías en barro, los que se ven asfixiados por la crisis económica que vive el país y la población mundial, pues la Covid-19 mantiene de capa caída las ventas de las atractivas cerámicas.

La ausencia de turistas nacionales y extranjeros, quienes eran el principal mercado de comercialización, tiene preocupados a los habitantes de la "cuna de las artesanías".

El artesano Carlos Salazar asegura que el escenario poco alertador comenzaron a vivirlo en el contexto de la crisis sociopolítica del país, en abril de 2018, pero las ventas decayeron drásticamente en plena pandemia.

Viven en incertidumbre

"La situación está bastante difícil en el pueblo, porque la mayoría nos dedicamos a la elaboración y venta de cerámicas, y ante la falta de turistas nacionales y sobretodo extranjeros, quienes más nos visitan, nos estamos asfixiando, apenas estamos sobreviviendo con los escasos clientes que nos hacen pedidos, estamos resistiendo el efecto económico de la pandemia", explicó a Stereo Romance Mario Salazar, un reconocido artesano sanjuanense.

Quizás también te interese

Quizás te interese: Alcaldía de Masaya desinfectado el mercado dos veces por semana

El 80% de las familias de este municipio se dedican a la elaboración de cerámicas, debido a que las ventas se vinieron a pique, y ante la falta de políticas y alternativas de parte del gobierno para este sector económico, varias familias han optado por otras forma de ganarse la vida, mientras otros artesanos están en incertidumbre ante el compartimento del turismo, una vez superen la pandemia en sus países.

"Esta situación tiene en el desempleo a muchas personas, por lo cual algunos artesanos han buscado como poner otros pequeños negocios de venta de comida, de plantas ornamentales, pero la verdad es que no hemos tenido apoyo del gobierno para paliar esta crisis económica, por otros lado, estamos en la incertidumbre porque no sabemos cómo se comportará el turismo una vez superen la pandemia en sus países, ya que el nuestro no ha implementado verdaderas medidas para evitar el contagio, así que se avecinan días grises para este pueblo de artesanos", señaló Salazar.

Los estragos económicos de la pandemia ponen contra la pared a los sectores más vulnerables como a los artesanos de San Juan de Oriente, aunque resisten la crisis no saben hasta dónde podrán continuar manteniendo su trabajo, que a la vez es un arte heredado, desde hace más de 400 años.