fbpx
Domingo, Julio 05, 2020

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Le salvaron el ojo, pero no volverá a ver a causa de golpiza de la policía de Masaya

Después de dos horas y media de cirugía en el Hospital Oftalmológico de Managua, lograron salvarle el ojo derecho a la joven Sayra Adriana Cordero Soza, quien recibió una brutal golpiza policial en Masaya.

"Acaba de salir de cirugía casi toda la tarde, pero al menos  no le sacaron su ojo, pero la visión la perdió, los médicos nos dan esperanza de un trasplante más adelante, esperaremos en Dios qué pasa", asegura su esposo Carlos Zamorán.

Leer más:Joven podría perder el ojo tras golpiza policial en Masaya

Además de la situación difícil que enfrenta la familia, denuncian el asedio del que están siendo víctima en el mismo centro hospitalario y en la casa de habitación de la joven.

Quizás también te interese

La víctima, profesión estilista, nunca imaginó que su vida cambiaría de la noche a la mañana, solo por oponerse a que se le llevaran su motocicleta. Ahora tendrá que luchar para recuperar su vista con un posible trasplante, debido al abuso policial que ha conmocionado a la ciudad de Masaya.

Información relacionada al caso en el micronoticiero de Stereo Romance

Los hechos

Familiares de la joven Cordero Soza, de 29 años, denunciaron que agentes policiales la golpearon hasta dejarla inconsciente en plena vía pública, cuando la joven salía de la casa de una amiga, en el sector del preescolar La Abejita, en el barrio Santa Rosa, de Masaya.

Leer más:Exreos políticos de Masaya acusados por tráfico de drogas y tenencia ilegal de armas

Los gritos de dolor se escucharon entre las doce de la media noche y la 1:00 de la madrugada del pasado viernes primero de mayo. La acción policial fue porque Cordero Soza se rehusó al traslado de su motocicleta a la estación policial, porque le hacían falta unos documentos.

 "A ella le pidieron los documento de su motocicleta, pero ella empezó a rehusarse a la requisa policial. Una agente la golpeó en el rostro primeramente, y luego la agarraron a patadas, por varios minutos quedó inconsciente en el suelo, al reaccionar logró llegar hasta el hospital de la ciudad, de donde fue remitida al hospital oftalmológico de Managua", según explicó su esposo, Carlos Zamorán.

Pese a que la denuncia se ha hecho pública, las autoridades policiales han guardado silencio respecto a este caso.