fbpx
Mar, Dic 10, 2019

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

eszh-TWenfr
Las manos virtuosas de Henry Calderon

Hasta en un lugar tan inesperado como un desierto, o en la fachada de un edificio puede surgir un jardín deslumbrante.Una prueba de esto son las manos virtuosas de Henry que han hecho de un lugar poco llamativo algo difícil de no admirar.

“Para poder ver este lugar a como hoy se mira bellísimo es algo sorprendente que Dios me ha dado y algo que también debemos tener todos los ciudadanos de Jinotepe de cuidar algo que Dios da, todo esto no es iniciativa mía, es iniciativa de Dios, que seamos como las flores florecidos y que hagamos lo bueno” afirmo Henry

Las manos virtuosas de Henry José Calderón Ruiz han hecho que un lugar poco llamativo, vacío y sin vida, ubicado contiguo a la Escuela Normal Ricardo Morales Avilés  de Jinotepe, ahora sobresalga con la belleza imponente de las flores que cautivan con su colores y la pose coqueta que involuntariamente resalta ante el tenue soplo del viento la mirada de quienes pasan por el lugar.

Para Calderón el jardín es como agua cristalina que refleja de forma transparente satisfacción y gratitud hacia el creador, por las fuerzas y los frutos que ha cultivado.

Esta iniciativa surgió el año pasado, de acuerdo con Calderón producto del deseo proveniente de Dios, porque el sintió como El altísimo ponía en su corazón el crear el jardín.

Sin embargo, el mantener cuidada cada una de las plantas requiere de un proceso. Por otro lado, él tiene otros proyectos, actualmente está en proceso de construir un barco, inspirado en el arca de Noe.

De igual manera el insta a la personas que circulan por el sitio a no maltratar el jardín ya que él  ha invertido dinero y tiempo. El transformar lugares inutilizados es un regalo, porque en la simpleza, pero inigualable hermosura de la naturaleza se puede encontrar a Dios, asimismo, lo relaja, lo mantiene entretenido y productivo, aspectos que sin duda alguna la población que observa el jardín, lo percibe, pues resulta inevitable apreciar cada uno de los esplendorosos ornamentos sin quererse tomar una foto.

Para las personas que transitan por esta calle es inevitable admirar la hermosura de las plantas ya que le dan un toque diferente al resto de la ciudad con ese  toque natural que inspira tanta paz.

paraiso_jinotepe.jpg

El jinotepino dedica gran parte de su tiempo en el jardin