fbpx
Dom, 24 Octubre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

Descargo de responsabilidad.

La información contenida en este sitio web es solo para fines de información y entretenimiento general.

La información proporcionada por Stereo Romance es actualizada y corregida continuamente, pero no hacemos declaraciones ni garantías de ningún tipo, expresas o implícitas, sobre la integridad, precisión, confiabilidad, idoneidad o disponibilidad con respecto al sitio web, la información publicada, productos, servicios o gráficos relacionados, contenidos en el sitio web para cualquier propósito.

Por lo tanto, cualquier confianza que deposite en dicha información es estrictamente bajo su propio riesgo.

En ningún caso seremos responsables de ninguna pérdida o daño, incluidos, entre otros, pérdidas o daños indirectos o consecuentes, o cualquier pérdida o daño que surja de la pérdida de datos o ganancias que surjan de, o en conexión con, el uso de este sitio web.

A través de este sitio web, puede conectarse a otros sitios web que no están bajo el control de Stereo Romance. No tenemos control sobre la naturaleza, el contenido y la disponibilidad de esos sitios.

La inclusión de cualquier enlace no implica necesariamente una recomendación ni respalda las opiniones expresadas en ellos.

EXCLUSIÓN DE GARANTÍAS Y RESPONSABILIDAD: Stereo Romance no se hace responsable, en ningún caso, de los daños y perjuicios de cualquier naturaleza que pudieran ocasionar, a título enunciativo: errores u omisiones en los contenidos, falta de disponibilidad del portal o la transmisión de virus o programas maliciosos o lesivos en los contenidos, a pesar de haber adoptado todas las medidas tecnológicas necesarias para evitarlo.

Stereo Romance se reserva el derecho de efectuar sin previo aviso las modificaciones que considere oportunas en su Site, pudiendo cambiar, suprimir o añadir tanto los contenidos y servicios que se presten a través de la misma como la forma en la que éstos aparezcan presentados o localizados en su Site.

Stereo Romance podrá eliminar mensajes de texto, blogs, chats, foros, cartas, artículos de opinión, etc. con contenido discriminatorio, desagradable, abusivo, burlesco, amenazante, homofóbico, xenofóbico, injurioso, calumnioso, difamatorio, pornográfico, sexista, que busquen crear estereotipos entre grupos de la población, que contengan ataques personales, en favor de la guerra y toda apología del odio nacional, racial o religioso, que constituyan incitaciones a la violencia o cualquier otra acción ilegal similar contra cualquier persona o grupo de personas, que infrinjan derechos de propiedad intelectual de terceros, o que sean repetitivos, con correo basura o "spam" a favor de una persona, entidad o comercio, con el fin de hacer promociones de bienes o servicios, que contengan virus, o codificaciones que puedan interrumpir, destruir, limitar o hacer caer los sistemas implementados por Stereo Romance.

Ante estas violaciones, a solicitud de parte o de oficio, se eliminará de los registros

 

Un lugar destruido, el escenario de muchos momentos felices, pero paradójicamente  es el sitio donde el dolor que lleva por dentro, pero que se hace tan perceptible en su mirada, en su voz quebrantada, inició. 

En ese pequeño sitio que una vez llamó hogar, y del que solo quedan los escombros, trozos de madera, las bases de la infraestructura y el techo construido de tejas; sentado en un pupitre dañado, pero funcional,  Juan Vicente Canales recuerda como el río de la comunidad la Piñuela, Santa Teresa Carazo, desbordado por el paso del huracán IOTA en Nicaragua ahogó a su esposa, María José Chávez Umaña, de  37 años, dos de sus tres hijas Carolina Yahoska Chávez, de 16 años, y María José Chávez, de 9 y con ello arrastró los sueños que tenía con su familia. 

El 16 de noviembre, Marcio Baca, director del Instituto Nicaragüense de Estudios Territoriales, INETER, informó que el ojo del huracán IOTA estaba  en el límite de Haulavor, cerca de Bilwi. A la vez hizo referencia a que era el más  potente que ha impactado Nicaragua, porque antes de tocar tierra, había alcanzado categoría cinco, de acuerdo con la escala Saffir-Simpson.

La furia de IOTA se comenzaba a sentir en el territorio nacional, zonas incomunicadas, inundaciones, casas completamente destruidas, pero tal devastación no se  preveía en La Piñuela dónde ese día ni siquiera había llovido. 

Cinco meses después, para Juan Canales hablar de ello sigue siendo igual de devastador como  cuando ocurrió la tragedia el 16 de noviembre.  No se  podía dimensionar la magnitud de los estragos que provocaría Iota en su vida y la de su única hija sobreviviente Juana Elena Canales Chávez. Él asegura que las autoridades locales no les advirtieron sobre los daños que podría ocasionar el fenómeno en la comunidad. 

Quizás te interese:Huracán IOTA ya ingresó a Nicaragua por Haulover

“No había ningún tipo de alarma en la zona, no hubo ningún tipo de comentario sobre lo que iba a pasar ”, expresó el ciudadano.

Quizás también te interese

El día  transcurría con normalidad, el cielo ni en las horas más claras, ni en la noche daba indicios de que llovería. En ese sentido,  se fueron a dormir con tranquilidad, hasta que ese descanso nocturno fue interrumpido a las 11 de la noche.

“La última cena”

Horas antes,  Alrededor de las cinco de la tarde fue a buscar mazorcas. Una vez que retornó a su vivienda, él, su esposa junto a su hijas prepararon  atoles, yoltamal, elotes cocidos, los cuales comieron con cuajada, esa fue la última cena,  alimentos que desde entonces cobraron un sabor amargo. 

“Yo me acosté a las nueve y cuarto de la noche más o menos , no había llovido, nosotros nos dormimos, cuando yo me desperté ya el agua estaba pasando”.

Él salió de la casa, para buscar ayuda, llovía y habían relámpagos, la corriente del río había entrado en su vivienda, lo arrastró y se encontró con un palo de pochote, al cual se aferró. Canales calcula que todo duró 20 minutos, un tiempo corto, pero lo suficientemente largo para nunca olvidarlo. 

Quizás te interese: Carazo: Sepultan a 5 personas que perecieron arrastradas por el río de La Conquista

Cuando el agua  bajó de nivel fue a buscar a su familia, solo encontró a su hija mayor, Juan Elena,  quien al igual que él aferró sus manos, pies, su vida en un árbol. De su esposa y de sus otras dos hijas, tras intensas horas de búsqueda no logró encontrarlas, supo de ellas hasta el día siguiente.

A 5 kilómetros de donde habitaban encontraron sus cuerpos sin vida y con ellas murieron muchos anhelos.  A la vez  encontraron  los cadáveres de  dos niños quienes también perecieron víctimas de IOTA en la Piñuela.

Sin planes a futuro

Don Juan sigue sin vivienda, sin planes… “No sé, no tengo planes, yo sí tenía muchos planes, con mis hijas, con mi esposa demasiados…”comentó con una voz, como de quien ya ha perdido las esperanzas.

Actualmente dice que cuida de su hija mayor, aunque reconoce que en realidad es ella quien cuida de él.

“ Creo que ella es la que cuida de mi, porque a veces uno mira a las personas y no sabe la resistencia que tiene  a veces no es una resistencia de fuerza , pero de conciencia” Expresó mientras tocaba su pecho, específicamente del lado de donde se ubica el corazón.

En este duro o proceso su principal apoyo ha sido su familia.

“Mi familia me ha apoyado demasiado  y gente que no conozco, que han venido porque en  estas situaciones a veces no están valioso lo que a uno le den, sino las palabras de ánimo, un abrazo, una palmada, es más fuerte que cualquier cosa que a uno le den o que le ayuden con cosas materiales, son más fuertes las palabras” Indicó en una voz que se quiere quebrar, y que por momentos se oculta en el dolor de hablar.

En La Piñuela un total de 22 casas se vieron afectadas tras inundarse o ser arrastradas por el rio, varias familias se han reubicado en la zona alta de la comunidad pero el miedo sigue latente con la llegada del próximo invierno, pues a pesar de que en su momento recibieron alimentos y ciertas ayudas, está ya ha escaseado y sobreponerse a la tragedia continua siendo un difícil camino por recorrer. 

1000 Characters left


Subscribe Font/Button