fbpx
Vie, 25 Septiembre

LA RADIO QUE SE VE, SE SIENTE Y SE ESCUCHA

Stereo Romance - Departamentales

CPDH lamenta fallecimiento de su fundador, el diriambino José Esteban González Rappaccioli

El licenciado José Esteban González Rappaccioli, férreo defensor de los derechos humanos de los nicaragüenses y fundador de la Comisión Permanente de Derechos Humano, murió en su natal Diriamba.

La CPDH, a través de un comunicado, lamentó el sensible fallecimiento de González, quien se destacó por su arduo trabajo en la defensoría de los derechos humanos.

"La Comisión Permanente de Derechos Humanos lamenta profundamente el fallecimiento del licenciado José Esteban González  Rappaccioli, quien fue un destacado defensor de los derechos humanos en Nicaragua y miembro fundador de la CPDH en 1977. La Junta Directiva, personal técnico y profesional y los colaboradores de la CPDH brindan sus más sinceras condolencias a la familia doliente", publicaron.

En el escrito se menciona que el ahora fallecido destacó por alzar la voz en contra del actuar del presidente Daniel Ortega  y también del de Somoza. Incluso, tuvo que exiliarse, según indica la CPDH, por parte de las amenazas que recibía por parte del actual gobierno.

Legado

"Recordamos la honorable e incansable labor del licenciado González  Rappaccioli, quien dedicó gran parte de su vida a la defensa de los derechos universales de los nicaragüenses. No dudó en denunciar a nivel nacional e internacional los atropellos perpetrados por la dictadura de Somoza, ni tampoco las injusticias del nuevo gobierno sandinista; siendo víctima de exilio durante este periodo dado las constantes amenazas de muerte", manifiesta parte del texto.

"Su legado es parte de nuestra historia y su frase seguirá marcando nuestro futuro....Mientras en Nicaragua exista gente con vocación a la defensa de los derechos humanos...siempre habrá CPDH", Finaliza el comunicado con una frases  representativas de González.

El señor González Rapaccioli recibió cristiana sepultura este miércoles, 9 de septiembre, en su natal Diriamba. En las afueras de la basílica de San Sebastián hicieron un responso por el descanso eterno de su alma.